Verónica Duque y Esteban Madrigal
Verónica Duque y Esteban Madrigal
Foto de @BanMadrigal
2 Ene 2019 07:02 AM

Verónica Duque relata que pasó con su esposo Esteban Madrigal, quien la agredió y se suicidó

La mujer, youtuber y tatuadora en la ciudad de Manizales, dio cuenta de lo que a su juicio sucedió. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

Esteban Madrigal, un hombre que presuntamente había maltratado físicamente a su esposa, Verónica Duque, se suicidó lanzándose de un puente en Manizales. Una discusión por celos que se presentó la madrugada del sábado 29 de diciembre en un barrio de la capital de Caldas terminó en tragedia cuando el hombre que supuestamente había agredido físicamente a su esposa se suicidó, lanzándose del Puente Vizcaya, ubicado en el oriente de Manizales.

De acuerdo con información de las autoridades, la esposa del fallecido narró que en horas de la madrugada departían en una vivienda y tomaban algunos tragos cuando Esteban Madrigal empezó a hacerle reclamos por celos y luego la atacó, en un caso de violencia intrafamiliar. Verónica Duque llamó a sus familiares, quienes llegaron de inmediato a la casa, pero Madrigal ya se había ido del lugar.

De Esteban Madrigal, de 28 años de edad, no se sabía nada, hasta que los organismos de socorro reportaron la muerte de un hombre que se había lanzado del puente Vizcaya. Horas después se conoció que quien se había lanzado era él. 

Tras su deceso, la mujer, youtuber y tatuadora, decidió publicar en Twitter su versión de los hechos. "Que tu supuesto "amor de la vida" te agarre la cara a patadas es el dolor más hijueputa del mundo y algo que no le deseo ni al peor de mis enemigos. Lo peor es que hay cosas que no se identifican, estamos en peligro siempre ): ¡qué gonorrea!", señaló.

"Hace un par de días lancé un grito de auxilio en redes por una situación que ya no tiene respuesta. Un monstruo se apoderó de mi esposo esa noche, me golpeó brutalmente y luego se llevó su vida. Gracias a eso he sido lapidada con comentarios", agregó la mujer, quien narró así lo que supuestamente sucedió. 

El relato de Verónica Duque 
 
Yo una vez expresé que "si a una mujer le pegan, algo habrá hecho" y ahora les digo con certeza que es un comentario basado en profunda ignorancia. Ojalá nunca les pase algo así para poder empezar a desarrollar empatía. Espero que esto que cuento puedan verlo todas esas personas asquerosas que justifican al maltratador, que menosprecian las enfermedades mentales y los medios de comunicación que trapean el piso con algo así.

Son dos situaciones horribles por las que he peleado sin descanso en los últimos años: maltrato a la mujer y prevención al suicidio y ahora ambas me derrumbaron la vida, pero acá voy a seguir, porque mientras siga con vida haré que todo valga la pena. Por Esteban y por mi.

Ahora, voy a hablar de esto porque hay miles de mujeres que pasan por esto a diario y no tienen el apoyo increíble que yo he tenido. Estamos juntas todas en esto, más que nunca mis redes son suyas para denunciar y para ser escuchados. Éramos perfectos y así quiero conservarlo en mi mente. No manchen su legado, no sean tan indolentes y no busquen aliviar su dolor con comentarios de mierda para afectar a alguien más. Revísense por una maldita vez en su vida.

Sin embargo, porque yo lo conocí, porque yo miraba sus ojos cada mañana decido no llevarme nada malo de él. Nos amamos intensamente, él era un sueño para mi y yo para él, desde el colegio al igual que Karma y todos los planes que teníamos. Ayer encontramos su teléfono en nuestro apartamento, por lo que él nunca vio lo que yo puse en redes, tampoco se llevó las llaves de la casa de su madre, él ya había decidido suicidarse desde antes. No hay partes faltantes en esta historia, no sean hijueputas.

¿Por qué me culpan a mi? Eso no los va a hacer mejores amigos, eso no lo trae de vuelta, echar culpas no alivia el dolor, ustedes saben en lo profundo de sus mentes en qué fallaron y ahora pretenden "hacerle justicia" cuando nunca lo llamaban a preguntarle como estaba.

Esteban sufrió un episodio de depresión profunda, según han analizado los médicos y eso hizo que se suicidara, como todos los suicidas y ahí no tuvo tiempo para razonar, sus "amigos" nunca se dieron cuenta. Recibí numerosas llamadas de sus familiares diciendo que yo lo había matado. Sus excompañeros de trabajo comenzaron a dejar comentarios desprestigiando nuestra empresa, los medios inventaron estupideces para tener sus noticias mientras yo estaba asimilando todo.

Efectivamente instauré un denuncio porque un caso de maltrato no tiene perdón. Casi 6 horas después me enteré de que en un lapso de 10 a 15 minutos después de que él había salido de casa, se lanzó de un puente. Yo ya no tenía ninguna respuesta. Era de madrugada y nadie contestaba así que recurrí a mis redes, temerosa de que regresara y me acabara de matar. Mis padres llegaron e inmediatamente empezamos con trámites de hospital y legales.

Mientras me golpeaba, nunca me dijo nada, ni una sola palabra, sólo me miraba y me golpeaba. Al salir de casa me dijo algo que no logré entender a causa de los golpes en los oídos, cuando cerró la puerta comencé a llamar a mis papás y amigos cercanos. Y seguramente a causa del licor, su cabeza lo agravó y arremetió a golpes contra mi. No me defendí porque no podía creer lo que estaba pasando, no lo reconocía y no paraba de repetirme que no era él y que todo era un sueño.

Esteban era una gran persona, los amigos cercanos a nuestra relación saben que puse mi vida para hacerlo feliz y empezamos varios proyectos, proyectos con los que él siempre soñó. Esa noche él creyó ver algo que no había sucedido. De personas o que no tenían nada que ver con él, o que nunca significaron nada para él o varios de sus más allegados. Ahora, en redes decido aclarar toda la mierda que han dicho para dárselas de buenos amigos aprovechando mi silencio y mi duelo.

Ahí está su historia, malparidos. Ahora por favor, ahórrense sus comentarios ignorantes y de mierda que eso no ayuda en nada. Y a quienes están ahí enviándome su fuerza, los leo y los quiero.  Va a ser un camino largo de recuperación tanto física como emocional.