NiñaEscuelaRefINGIMAGE1.jpg
Ingimage (Referencia)
13 Jul 2017 03:16 AM

Tifany, la niña trans de Villanueva, volverá a clases con acompañamiento policial

Tiffany Julieth regresará a la Institución educativa luego de amenazas e insultos de profesores, estudiantes y miembros de la comunidad. La Secretaría de Educación deberá garantizar su derecho.
La
Fm

Tifany Julieth, una niña trans de 17 años, volverá a sus clases pese a las críticas e improperios que recibió de algunos padres de familia y docentes en la institución educativa donde cursa último año de bachillerato, en el municipio de Villanueva, en el norte de Bolívar. La joven está a la expectativa frente a su regreso a las aulas, su retorno será bajo acompañamiento policial.

Tras una reunión con delegados de la Defensoría del Pueblo, Gobernación de Bolívar, Alcaldía Municipal, directivos del colegio y habitantes de Villanueva, Diana Pérez, madre de la menor, dijo: "acordamos que ella se iba a presentar con su cabello largo, sus uñas, unos topitos, su camisa y la diferencia es que va a cambiar la falda por el pantalón para evitar maltrato. Me dieron un amparo policíaco".

La madre de la menor no se explica la reacción de algunos habitantes del municipio en contra de su hija, debido a que Tifany fuera de las aulas se vestía conforme a su identidad de género. "Ellos venían viendo a mi hija así, ella se viste de mujer y se relaciona con todo el alumnado tanto dentro como fuera del colegio".

Aunque es consciente de los riesgos y amenazas que hay en su contra por el simple hecho de no ocultar su condición como miembro de la comunidad LGBTI, Tiffany asegura que no tiene miedo y que su deseo es volver a las clases para culminar su año escolar; "y pienso llevar la falda pero más adelante, por el momento pienso ir en pantalón".

"Yo quise ir a la reunión, pero mi madre me pidió que no fuera porque muchos me estaban esperando e incluso dijeron que si me veían me iban a dar a garrote. Me van a hacer el acompañamiento policial, sé que mi mamá está preocupada. Yo le he dicho que yo no tengo miedo y que no estoy haciendo algo indebido", añadió.

La joven asegura que los ataques hacia ella han provenido, en su mayoría, por personal del colegio más no estudiantes. "Una profesora me llegó a decir de que si yo era marica y que si lo era que no lo fuera en el colegio. Otro profesor más, se puso a decir que el que es hombre es hombre y que por qué yo quería ser mujer a la fuerza", destacó.

Señaló que decidió ir al colegio con extensiones en su cabello y faldas, al observar conductas que eran permitidas por las directivas y que a la vez violaban el manual de convivencia. "Yo tomé unas fotos y mostré que al colegio iban estudiantes con franela, con cabello sintético, con zapatos de colores. ¿Díganme si eso es cumplir un manual de convivencia?", recalcó.

La institución educativa está obligada a garantizar el acceso a la educación, por lo que se encuentra bajo vigilancia de la secretaría de Educación municipal y departamental, que han advertido que de presentarse otra restricción hacia la menor, se tomarían acciones correctivas e incluso sancionatorias contra las directivas del colegio.