Uniformado atacado con granada en Barranquilla
Policía Metropolitana de Barranquilla
13 Oct 2020 06:24 AM

Policía que sobrevivió a ataque con granada en Barranquilla relata el angustiante momento

El uniformado agradeció a Dios y a su moto por seguir con vida en el ataque del que fue victima.
Nixon
Carvajal Rincón
@nixonucarvajalr

El patrullero Jáder Ternera Gómez, adscrito a la Policía Metropolitana de Barranquilla, relató los difíciles momentos por los que tuvo que pasar la noche del sábado, cuando fue objeto de un ataque con granada, resultando herido junto con un compañero, en medio de un procedimiento que se adelantaba en el barrio Lucero, al suroccidente de la ciudad.

“Nos encontrábamos realizando las labores de patrullaje normal, en el cuadrante, cuando la ciudadanía nos informa que, al parecer en el sector había una motocicleta y que estaban sospechosas las personas, que nunca las habían visto en el lugar; nos señalaron la ruta de ellos, los vimos, empezamos la persecución y ellos hicieron caso omiso a la orden de pare”, indicó el agente.

Lea aquí: Taxista le echó intencionalmente el carro a ciclista en brutal acto de intolerancia

Al verse perseguidos, los dos sujetos emprendieron la huida, lanzando contra los uniformados una granada de fragmentación, tipo IM-26, que detonó al paso de la motocicleta, en momentos en que transitaban por la calle 50 con carrera 35.

“Más adelante aceleran la moto, dejan caer algún elemento, pensamos que era un arma de fuego, pero, al pasar por encima de ella nos dimos cuenta que era una granada que estaba rodando y la habían activado, afortunadamente alcanzamos a pasar y es cuando detona la granada”, agregó el integrante de la fuerza disponible.

Lea además: Investigan muerte de soldado con arma de su compañero, en acciones contra GAO

El patrullero, quien recibió el impacto de la onda explosiva, atribuyó "a la providencia y al baúl que lleva incorporada la motocicleta en el respaldo", haber sobrevivido a la experiencia.

“La motocicleta tiene un baúl; eso me protegió ya que iba en la parte de atrás de la moto. Si no tuviera el baúl, de pronto hubiera recibido más esquirlas en la espalda. Con la velocidad de la moto, cuando vimos la granada, aceleramos. Uno piensa en lo peor que puede pasar y en Dios, porque él es el único que nos protege”, puntualizó el patrullero Jáder Ternera.