ONUMisionCol1.jpg
Imagen de referencia suministrada a LA FM
17 Ene 2018 01:51 PM

ONU condenó asesinato de dos excombatientes de las Farc

La Organización de Naciones Unidas se mostró preocupada por lo que sería el primer atentado mortal en medio del proceso de elecciones de 2018, tras el asesinato de dos miembros de la Farc en Antioquia.
La
Fm

A través de un comunicado, la Misión de la ONU en Colombia condenó el asesinato de Wilmar Asprilla y Ansel Montoya, integrantes de la Farc que eran miembros de la campaña de adelanta el también miembro de esa colectividad Wilmar de Jesús Cartagena Durango.

La ONU aseguró que el Gobierno y las autoridades no deben escatimar esfuerzos para dar con los responsables de este hecho, que se presentó en Antioquia. De igual forma, el organismo internacional indicó que lo sucedido representa el primer asesinato en el marco de las elecciones de 2018.

“La Misión exhorta a que se tomen todas las medidas necesarias para garantizar el libre ejercicio de los derechos políticos durante el proceso electoral” indicó la ONU.

Y agregó que “en las zonas más afectadas por el conflicto y en el marco de su mandato, la Misión prestará particular atención a las garantías de seguridad para todos los participantes de la contienda electoral independientemente de su afiliación política”.

Los hombres asesinados fueron identificados como Wilmar Asprilla y Ansel Montoya. Ambos fueron muertos a tiros la noche de este martes después de participar en una reunión proselitista en el municipio de Peque, Antioquia.

El secretario de Gobierno de la localidad, Faber Hernández, confirmó a LA FM la muerte de los dos excombatientes, quienes habían pertenecido al Quinto Frente, que operaba en el Urabá antioqueño.

Lea también:

“Ellos en el transcurso del día habían hecho la reunión y hacia la medianoche aparecieron muertos en un parqueadero, acotó el funcionario.

Desde su cuenta oficial de Twitter, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común hizo un llamado al Estado colombiano para que se pronuncie y actúe ante los asesinatos de sus excombatientes. De igual forma, la antigua guerrilla pidió al Gobierno estar al tanto de las muertes de líderes, lideresas y defensores de derechos humanos en el país.

En ese sentido, el exlíder guerrillero Pastor Alape publicó en su cuenta de Twitter que “140 líderes sociales y 47 integrantes de la comunidad fariana han sido asesinados”. El exguerrillero destacó que en la última cifra destacan 36 excombatientes y 13 familiares.

Frente a la pregunta ¿por qué no tenían protección?, Hernández indicó que se enteraron de su llegada al municipio “porque hicieron el proceso de presentarse a la estación de Policía y explicaron lo que iban a hacer, y se le avisó a la Policía que iban a estar en el espacio, que habían solicitado una reunión con personas en el parque principal, y teníamos conocimiento de que se regresaban en horas de la noche”.

Aunque la Gobernación de Antioquia informó que los exguerrilleros estaban advertidos para que no se mantuvieran en Peque por el rechazo de la comunidad, las víctimas hicieron caso omiso.