CaricaturistaMatadorFotoCOLPRENSA.jpg
3 Abr 2018 01:28 AM

Matador denunció amenazas de muerte de seguidores del uribismo

El caricaturista anunció que no volverá a publicar nada en sus redes sociales.

Julio César González, el agudo caricaturista Matador, denunció en las últimas horas que ha recibido varias amenazas por las constantes publicaciones que hace sobre diversos temas del país.

Matador dijo a través de sus redes sociales que las amenazas de muerte que ha recibido provienen de algunos seguidores del uribismo.

(Lea: El desquite de Matador con Iván Duque: va a votar por Marta Lucía Ramírez)

 

Amigos, ante las amenazas de muerte de algunos seguidores del uribismo y del Centro Democrático, he decidido no volver a publicar nada en mis redes sociales”, sostuvo.

Luego fue más contundente al decirles a quienes están intimidándole que sólo cuenta con su talento para defenderse.

Si quieren venir por mí, no tengo escoltas ni nada...tengo un lápiz y mi cerebro. A la gente que me sigue, un abrazote”, señaló.

Matador desde hace varios días se ha enfrentado con seguidores del uribismo por cuenta de unas caricaturas sobre el candidato presidencial, Iván Duque.

A principios de marzo fue interpuesta una tutela en contra del caricaturista por mostrar al candidato presidencial como un cerdito. Lo que pretendía la persona que interpuso la tutela, en cierta medida, era una censura y disminuir el “potencial crítico”.

(Lea: Tutela a caricatura de Matador sobre Iván Duque genera controversia)

“Yo creo que esto es como una mordaza a la libertad de expresión porque es ponerle límites al humor, que es lo que se ha buscado desde hace rato (…) veo con preocupación este tipo de tutelas y que se use el aparato judicial para atacar a la prensa. Lo que digo en la caricatura es algo positivo porque es el único candidato que no está tan cochino“, dijo en su momento Matador.

La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) se pronunció y calificó de “preocupante” que se emprendan este tipo de acciones en contra de caricaturistas, ya que la sátira, la crítica y la parodia son ejercicios legítimos de la libertad de expresión.