160623110949-cnn-hero-jeison-aristizabal-exlarge-169.jpeg
Concurso de CNN
8 Nov 2016 09:12 AM

Jeison Aristizabal, un caleño entre los 10 Héroes de CNN

Su voto será decisivo para permitir que Jeison sea el Héroe CNN 2016. La urna está abierta desde el mes de octubre y estará disponible hasta el 2 de diciembre, cuando se cierre la votación. Para hacerlo, debe ingresar a http://edition.cnn.com/specials/cnn-heroes/.
La
Fm

El caleño Jeison Aristizabal, destacado líder del distrito de Aguablanca en Cali, por su trabajo en pro de los niños con parálisis cerebral y otras discapacidades, compite junto a otros 9 nueve candidatos por ser destacado con el premio CNN Héroes.

La tarea de Jeison inició en contra de sus propias limitaciones físicas. A los tres años le diagnosticaron parálisis cerebral, ante las dificultades que presentaba para gatear y desarrollar otras actividades de un niño de su edad.

Su retraso en el nacimiento ocasionó ausencia de oxígeno en el cerebro, lo que a juicio de los médicos, no le daría mayores esperanzas para desarrollar un proyecto de vida adecuado que le brindara autosuficiencia. Estaría limitado a lo que otros pudieran hacer por él.

Pero los obstáculos han acompañado la lucha de Jeison. Poco después del diagnóstico médico su padre fallecería en una riña callejera. Doña Emilia, su madre, tendría que afrontar la crianza de cuatro niños, entre ellos Jeison, quien transitaba de un hospital a otro.

Los procedimientos quirúrgicos y otras intervenciones harían de este niño una tortura permenente. Su madre sabía que no lo podía abandonar y menos, compadecerse de su condición física. Por ello lo alentó a que pudiera moverse solo, a realizar actividades con autonomía.

El aliento vino de un niño que ya completaba ocho años postrado en una cama. A diferencia suya que podía incluso correr. Esa confrontación fue definitiva. Para aquel niño, no existían las posibilidades económicas para enfrentar un tratamiento y sobrellevar las dificultades en la ausencia de terapia.

Para doña Emilia, la compasión no era una opción: Jeison fue matriculado en un colegio para niños con plenitud de las facultades físicas y mentales. Incluso, aprendió a montar bicicleta para lo cual, debía cubrir el cuerpo con ropas gruesas, que a la final terminaban cediendo hasta dejar serias heridas en la piel del niño.

En casa nunca le permitieron aceptar que su condición lo dejaría en desventaja frente a sus compañeros. Aprendió a leer y a escribir con la dificultad representa levantar un dedo. Dar un paso, gesticular y articular palabras. Pero su mente le jugaba distinto.

De a poco, aprendió a fortalecerse con las burlas. A sacar lo mejor de cada esfuerzo. Su destino no estaba escrito para permanecer en la indiferencia: Fue personero de su colegio, fundó la emisora estudiantil y luchó hasta crear la banda marcial de su institución educativa.

Pero su labor apenas iniciaba. Siempre tuvo en la mente, trabajar por jóvenes como él que no habían tenido el mismo desarrollo. Para él, la pobreza y la dificultad motora no es un pretexto para avanzar. Su trabajo, con la creación de ASODISVALLE, estaría fijado en brindar asistencia a niños con parálisis cerebral.

Todo empezó por un capricho de Jeison. "Él me pidió que le permitiera traer niños para colaborarles con las terapias. Su experiencia le daba seguridad para apoyar a otros niños", cuenta su madre. La casa de dos pisos en un barrio del distrito de Agublanca, pronto se convertiría en el lugar de encuentro para 30 niños. La familia se mudó al segundo nivel para dejar despejado el primer piso en favor de la iniciativa que aún no tomaba forma de fundación.

Pronto su trabajo fue conocido. Las ayudas comenzaron por dotar de equipos médicos y de gimnasia básica, la casa de los Aristizabal. Jeison siempre tuvo como meta "ayudar a los otros niños. Si yo pude tener una vida normal, por qué ellos no". Con esta consigna trabaja incansablemente.

Pero el primer nivel fue pequeño. Luego ocupó la casa. El cupo no era suficiente. Con donaciones logró la compra de una vivienda vecina. Luego, dos, tres hasta completar cinco casas en las que funciona ASODISVALLE, una organización que comparte la vocación educativa para niños con parálisis cerebral con la asistencia médica y terapéutica.

Hoy cubre a 485 niños que se benefician del plan de ayudas de inversionistas anónimos, quienes pueden apadrinar o inyectar recursos para el crecimiento de la sede física. Su modelo de autofinanciación le ha permitido cambiar la vida a más de 3.000 pequeños que como él, fueron sentenciados a la quietud.

Jeison hoy integra la facultad de derecho de la Universidad Santiago de Cali, en donde se prepara para trabajar por los derechos de las personas en condición de discapacidad.

Hoy tiene múltiples reconocimientos. Sin embargo, el gigante de las comunicaciones estadounidense lo nominó entre los diez Héroes CNN que buscan impactar la vida de otros seres humanos.