16 Sep 2016 04:00 PM

Gustavo Muñoz pidió perdón a Sigifredo López por el cartel de los falsos testigos

Después de cuatro años se sentaron frente a frente Sigifredo López y Gustavo Muñoz, conocido como el líder de los falsos testigos en el caso del exdiputado.
Muñoz, ofreció un acto de perdón por haber llevado ante la Fiscalía y a los medios de comunicación a los supuestos guerrilleros que señalaban a López de planear la operación que permitió el secuestro de sus compañeros en la entidad departamental. 
 
"En relación con el caso de Sigifredo, se ha demostrado que el señor Reinaldo Valencia siempre ha mentido. Años después nos enteramos de que es un comprador de droga que distribuía en el microtráfico caleño. Quiero aclararle a Sigifredo todo lo que le pudo haber generado daño". 
 
El exfuncionario del gobierno del expresidente Álvaro Uribe reconoció su actuar, pero destacó haber sido víctima de "muestras de buena voluntad de personas que delinquieron y querían resarcirse con la sociedad contando una supuesta verdad, que terminó por crucificarme", añadió.  
 
Por su parte, Sigifredo López aseguró que Muñoz se está justificando por encima de contar la verdad. Sin embargo, destacó la gravedad de sus versiones en torno a: "la existencia de una empresa criminal que cogía a falsos guerrilleros en Aguablanca y les pagaba $15 millones por cada declaración". 
 
En toda esta cadena de falsos testigos, Muñoz señaló al excomandante de las Fuerzas Militares, el general en retiro, Leonardo Barrero, quien para entonces fungía como comandante de la Brigada 29 del Ejército, de haberle presentado en el marco de un proceso legal a los guerrilleros que acusaban al senador Luis Fernando Velasco y a Gema López de ser miembros activos de las Farc. Sin embargo, descartó que el alto oficial tuviera algo que ver en el caso de Sigifredo López.  
 
"Yo terminé siendo víctima de toda una presión. Si yo como ciudadano no creo en las autoridades, entonces ¿en qué país estaría viviendo? Yo no redacté ninguna acusación en contra del senador. Yo sólo transcribí una declaración para que fuera analizada", indicó.  
 
Aseguró que su intención es dar a conocer al país la verdad. "Siento mucho todo lo que le ha pasado a él, es inaceptable. Pero también es inaceptable que me hayan usado a mí que traté de hacer las cosas bien; que me hayan usado para ganar prebendas económicas, porque detrás de cada declaración ellos ganaban dinero. Años después nos enteramos de que Valencia es sólo un comprador de drogas". 
 
Muñoz dejó claro que no se siente culpable de lo sucedido a Sigifredo López, pero si expresó arrepentimiento por el daño ocasionado.  
 
El extrabajador de la Alta Consejería de Paz durante el gobierno Uribe, estuvo preso en el 2013 por falso testimonio en contra del senador Velasco, a quien señaló de ser el comandante del frente octavo de las Farc.  
 
"Yo ahora no le creo a ningún guerrillero. Fui un funcionario que confió en el actuar de la ley y en las palabras de arrepentimiento de unos delincuentes que no hicieron más que daño a mí y a Sigifredo", finalizó.   
Fuente
Sistema Integrado Digital