La Alcaldía de Medellín reconoció la existencia de una red dedicada a los "paseos millonarios" usando escopolamina y sedantes
Foto: Cortesía @camigom17
4 Ene 2019 09:47 AM

En Medellín si hay red dedicada a los "paseos millonarios" con escopolamina, según autoridades

Piden no estigmatizar al Parque Lleras, pese a los 3 ataques recientes

El tradicional Parque Lleras del barrio El Poblado de Medellín está en la mira de las autoridades, tras el presunto ataque con escopolamina contra dos ciudadanos extranjeros y un profesor antioqueño. El sitio es uno de los lugares más visitados por los turistas, gracias a su oferta gastronómica, nocturna y hotelera. 

Los posibles ataques con escopolamina contra los tres hombres en los últimos días tienen una misma característica: Todos habían estado departiendo en el barrio El Poblado antes de perder la consciencia. 

Al consultar al secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón, sobre la posible existencia de una red dedicada a los ataques y robos  con escopolamina, el funcionario reconoció la existencia de estas estructuras, pero dijo que operan en varias zonas de la ciudad, haciendo un llamado a no estigmatizar el Parque Lleras y sus al rededores. 

Consulte también: Falleció Ramazan Gencay, docente turco desaparecido en Medellín, según su esposa

En el caso del profesor y economista turco canadiense Ramazan Gencay, se perdió rastro de su paradero luego de ser visto departiendo con algunas mujeres en El Poblado. Días después su cuerpo apareció sin vida en una quebrada en zona rural de Palmitas; y sus fondos bancarios fueron vaciados. 

A este hecho se sumó la muerte del profesor Jairo Antonio Rodas, quien desapareció tras departir en el Parque Lleras el 30 de diciembre. El docente del ITM y la Universidad Nacional apareció muerto en una calle del barrio Buenos Aires.

Leer más: Otro profesor había sido atacado con escopolamina en Medellín

El último caso es del Martín Álvarez Carol, un ciudadano ecuatoriano residente en El Poblado, quien llegó desubicado hasta la Unidad Intermedio de San Cristóbal, al otro lado de la ciudad. El extranjero pidió ayuda a una patrulla de la Policía al percatarse de que posiblemente lo habían drogado.