Violencia Mujer niños
La línea gratuita 155 estará disponible para atender casos de violencia de género.
Colprensa
29 Nov 2021 09:08 PM

Crudo relato de una víctima de violencia por parte de paramilitares

La mujer empezó su estremecedor relato en el que dijo que prefirió ocultar algunos detalles crueles de lo que le hicieron en medio de la vio
JENNY ROCIO ANGARITA
Jenny
Rocio Angarita
@jennyr2207

Crudo fue el relato de una víctima de violencia sexual que por motivos de seguridad prefirió omitir su identidad y su rostro en medio de una audiencia de reconstrucción de la verdad en actos de violencia sexual y de género, en hechos ocurridos durante el conflicto armado en el sur de Valle del Cauca y norte del Cauca, dentro del caso 05 que se realizó este lunes ante la Jurisdicción Especial para la Paz. 

La mujer que en medio del horror que representaron los vejámenes sexuales a los que fue sometida por hombres de las antiguas Farc y de grupos paramilitares, decidió relatar lo que ocurrió buscando que el país comprenda el dolor de las mujeres y de las afrocolombianas que han padecido la violencia armada. 

Lea además: Por más de 48 horas ha estado desaparecido el exparamilitar alias ‘El Gocha’

Ante la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz, la mujer empezó su estremecedor relato en el que dijo que prefirió ocultar algunos detalles crueles de lo que le hicieron en medio de la violencia, cómo dijo 'por ser negra y mujer'. 

El infierno empezó cuando tenía 15 años y fue agredida de manera brutal por las Autodefensas Unidas de Colombia y luego a los 19 años por ocho sujetos que pertenecían a las Farc. 

"Fui víctima en el marco del conflicto armado por el hecho de violencia sexual dos veces, la primera a causa de los paramilitares y la segunda por parte de las Farc, una mis 15 años y la otra a los 19, es una situación difícil para una mujer que ha vivido toda su vida en medio del conflicto y huyendo para que no sucedan esas cosas y sin buscarlas suceden (...)", destacó. 

Con su voz acongojada y a la vez fuerte, continuó narrando lo que vivió "a mis 19 años estando en un territorio conflictivo, cuidando una finca llegaron ocho personas de las Farc a cargo de cierto comandante". 

Explicó la forma en la que fue maltratada física, psicológica y sexualmente por el color de su piel. 

"El cuerpo de las mujeres pero ante todo el de las mujeres negras se ha convertido en un mal mito en decir que el hombre que no come negra no va al cielo y que las mujeres negras somos muy ardientes en la cama, eso conllevó a que uno de ellos dijera que él sí quería ir al cielo y que él quería saber qué era comerse una negra porque no lo había hecho en su vida. Empezó con el ultraje y los otros siguieron, me pegaron un cachazo en la cabeza (sic), me golpearon, patearon, me dijeron palabras soeces y me dijeron que eso me lo merecía y más”, dijo. 

"Cuando me dan el último golpe, me dice de todas las negras usted no sabe hacer el amor porque ni siquiera se movió -contestó la víctima- no tengo porque hacerlo porque ustedes abusaron de mi (...)", señaló. 

Tras esta corta conversación la maltrataron nuevamente y la dejaron por un corto tiempo, posteriormente ingresaron nuevamente al lugar para amenazarla. 

"Me dijo tienes seis horas para que abandones el territorio o esta vez te irá peor porque ya no vamos a ser ocho si no vamos a ser más", dijo la mujer. 

La victima se desplazó para evitar ser nuevamente objeto de este tipo de hechos y poco tiempo después, regresaron 35 sujetos de las Farc y abusaron de más mujeres que se encontraban ahí en ese lugar (la víctima prefirió no identificar tampoco el municipio en el que ocurrieron los hechos, el pánico a las represalias no la deja vivir en paz). 

Vea también: Este lunes detuvieron a un ciudadano egipcio por el delito de homicidio

Denunciar una pesadilla total 

Ante los magistrados de la Sala de Reconocimiento la mujer detalló que fue revictimizada en la Fiscalía General de la Nación al tratar de denunciar lo que había sucedido con frases que parecían incrementar la tortura que había vivido. 

"Es una situación muy dura nunca hubo un acompañamiento de ninguna entidad, cuando fuimos a relatar los hechos a la Fiscalía lo que nos dijeron fue: -¿usted no sintió gusto ni un poquito?, ¿usted no le gustó nada o sea usted estuvo muerta ahí?¿usted tuvo que haber sentido algo?", relató la mujer. 

Incluso señaló que le preguntaron por el nombre de su agresor "uno en ese momento no está preguntándole al victimario ¿cómo se llama?, ¿de dónde viene?, ¿cuál es su edad? todo lo que le pregunta la Fiscalía uno, nos revictimizaron, nunca nos recibieron la declaración". 

Con el paso del tiempo, mujeres como ella tuvieron que convertirse en sus propios psicólogos para poder vivir con ese trauma que no solo les dejaron marcas en el alma sino también padecimientos en el cuerpo.