Empleo-Ingimage.jpg
Ingimage
25 Ago 2017 05:15 AM

Cartageneros no se forman en los empleos que demandan las empresas

Investigaciones demuestran la brecha entre la formación de los cartageneros y las empresas, y su índice en el desempleo.
La
Fm

En Cartagena se percibe una desconexión entre los perfiles ocupacionales y los empleos disponibles, en otras palabras, las personas no se están formando en los cargos que necesitan las empresas.

Investigaciones del Observatorio del Mercado laboral de Bolívar concluyen que hay debilidades en las competencias de la mano de obra.

Investigaciones también evidencian que las preocupaciones de los empresarios se concentran en las competencias ‘del ser’. “Los jóvenes llegan a las empresas con una carpeta llena de certificados y diplomas pero no saben resolver problemas, ante la primera dificultad se vuelven un ocho”, explicó Dewin Pérez, director del Observatorio.

Ante eso, Pérez agregó que se necesitan escenarios reales. Por esta razón las empresas no pueden darle la espalda a las instituciones educativas, deben trabajar de la mano y con compromisos reales para tener resultados efectivos”.

En el momento de la contratación de su personal, los empresarios consideran más los valores, la actitud para el trabajo, las emociones, la honestidad, “incluso pesan más que los aspectos educativos y prácticos y es en esta dimensión que tenemos las mayores dificultades en la ciudad y la región”.

Una investigación, que anunció el director del Observatorio pronto se publicará, analiza las expectativas vocacionales de los jóvenes de bachillerato y educación media técnica en los colegios de la zona de influencia del sector Industrial de Mamonal, uno de los principales motores de empleo de la ciudad.

Según Pérez, los resultados son ‘contundentes y preocupantes’ para el futuro de la conexión entre la mano de obra y los empresarios debido a que los jóvenes, aunque reconocen a un sector como importante para la economía, no están interesados en la formación para trabajar en empresas de esa categoría, “y seguimos alimentando frustraciones futuras si no tomamos con urgencia medidas”.

El Observatorio sugirió que se requieren más investigaciones para conocer las características de la mano de obra que se demandará en la economía local y regional en los próximos 10, 15 o 20 años. “Hoy ya no es tan relevante preguntarse eso porque el sistema educativo es más lento que la dinámica productiva, si nos quedamos y esperamos las reformas, ya la dinámica habrá cambiado”.

En ese sentido, Pérez añadió que es necesario avizorar los cambios tecnológicos y organizacionales “que impactarán a la dinámica productiva en el futuro y esos cambios como se reflejarán en los tipos y características de los empleos en el futuro, hacer los cambios y ajustes desde ya en los aspectos educativos, sólo así podremos cerrar las brechas”.

Un trabajo conjunto entre el Observatorio, la Red de inclusión productiva, el Programa de las naciones Unidas para el Desarrollo, permitió ofrecer programas de formación técnico en carpintería metálica, construcción, alojamiento y servicio a huésped, y operaciones logística que tienen un altísimo porcentaje de vinculación a empresas de la ciudad y la región.