Colp_HF25602.jpg
Colprensa (referencia)
15 Mayo 2017 06:03 AM

Camacol: "Hemos tenido obras que no han podido arrancar por extorsiones en Medellín"

En diálogo con LA FM, el gerente de Camacol confirmó que las extorsiones aumentaron hace cinco años.
La
Fm

Las bandas delincuenciales dedicadas a la extorsión en el Valle de Aburrá habrían adoptado un nuevo modus operandi en la recolección de dineros para financiar sus actividades. Según los investigadores, cada vez más los constructores están recibiendo exigencias de dinero y de propiedades para permitir el desarrollo de obras civiles.

En una audiencia pública llevada a cabo la semana anterior contra 20 miembros de la banda 'La Capilla' que delinque en el barrio 'Belén' de Medellín, la Fiscalía argumentó que esas personas exigieron 600 mil pesos mensuales entre julio y diciembre del 2016 a los gerentes de un proyecto inmobiliario, al parecer, para permitir la construcción del edificio.

En diálogo con LA FM, Eduardo Loaiza, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción capítulo Antioquia, reconoció que las extorsiones contra el gremio se incrementaron desde hace cinco años. Incluso, afirmó que algunas obras comenzaron trabajos tres meses después por culpa de las amenazas que infundieron los delincuentes.

"No tenemos un balance de obras paralizadas, muchas veces se dan las amenazas pero no se concretan. Hemos tenido obras que no han podido arrancar en el momento que se esperaba sino dos, tres y cuatro meses después. Sí hay registro de denuncias de empresarios sobre extorsiones".

Al ser consultado por LA FM, Gustavo Villegas, secretario de seguridad de Medellín, explicó que el aumento de las extorsiones obligó a instalar cámaras de seguridad en las obras, las cuales son pagadas como arrendamiento por los constructores y, al finalizar los proyectos, estas quedan bajo control de la administración municipal para fortalecer la seguridad en esos sectores.

Según las investigaciones, una banda delincuencial lanzó una granada hace un mes contra un proyecto inmobiliario en Medellín que se negó a pagar extorsiones. Incluso, el general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana, confirmó que la ciudadela Fabricato de Bello está siendo víctima de los extorsionistas, situación que ha generado una amenaza de suspensión en las obras.