Venezolano rima con hermano
Comfama
13 Sep 2018 08:56 PM

Así será la feria de empleo para venezolanos en Medellín

En la capital de Antioquia hay 58 mil venezolanos.
Ana María Londoño Ortiz
Ana María
Londoño Ortiz
@anamalortiz

Con el eslogan “Venezolano rima con hermano” la caja de compensación familiar Comfama prepara una jornada de empleo para migrantes provenientes del país vecino.

El próximo martes 18 de septiembre desde las 8:00 a.m. los venezolanos en Medellín podrán acceder a distintos servicios orientados a la búsqueda de empleo formal. 

Luis Ignacio Pérez Uribe, líder de empleo y emprendimiento de la caja de compensación explicó: "con esta feria se quiere generar una conexión entre las personas que están buscando trabajo y las ofertas que tienen disponibles los empleadores".

Dentro de las actividades de la jornada está el registro de hojas de vida en el sistema de Comfama, asesorías de perfil ocupacional y charlas sobre trámites para acceder a las distintas ofertas.

El líder de empleo y emprendimiento anunció que la Personería de Medellín estará presente en la feria de empleo con acompañamiento legal para los venezolanos que viven en la capital de Antioquia. Para que la atención sea ordenada se repartirán fichas con los turnos para cada una de las actividades. 

Vea también: ¿Por qué el canciller Trujillo no ha hablado con su homologo venezolano?

Si bien las jornadas de empleo de Comfama son frecuentes, esta es la primera vez que se organiza una para migrantes. Luis Ignacio Pérez Uribe manifestó que esto hace parte de una campaña que quiere abrirle las puertas de la ciudad a una población afectada por la crisis en el país vecino. 

En la capital antioqueña se tiene registro de por lo menos 58 mil venezolanos, de los cuales sólo 25 mil tienen permiso de permanencia. Según Toni Vitola, vicepresidente de la Corporación Colonia del país en Colombia, una de las mayores problemáticas de sus coterráneos tiene que ver con la explotación laboral. 

Vitola aseguró que es muy complejo encontrar empleo en la ciudad y que los migrantes aceptan trabajos mal remunerados por la necesidad de enviar dinero a los familiares que se quedaron en su país.