16 Mayo 2016 07:59 AM

Hasta la nana está pidiendo reparación en caso del grafitero Diego Felipe Becerra

LA F.m. conoció que entre los demandantes está la empleada de servicio, una amiga que conoció dos meses atrás  y algunos familiares de cuarto grado de consanguinidad.
En el proceso de reparación directa, en el que se pretende esclarecer la responsabilidad administrativa de la Nación frente a la confusa muerte del joven grafitero Diego Felipe Becerra, existen 14 demandantes que se declaran víctimas por el homicidio del menor, y las imputaciones, al parecer, “deshonrosas y contrarias a la realidad”. Cabe recordar que en su momento la Policía señaló ante los medios de comunicación que Diego Felipe Becerra era un delincuente armado abatido en medio de una persecución.
 
Liliana Lizarazo Flórez, madre del joven, pide una indemnización de $ 1.101.291.000. Por su parte, Gustavo Arley Trejos, padre de crianza, exige la suma de $1.116.625.000 argumentando que en los hechos se presentó un daño emergente, daño a la vida, “daño moral de rebote por daño moral del esposo”, y afectaciones a los derechos de personalidad y de la familia. Trejos pide una indemnización superior en 15 millones de pesos a la solicitada por la madre del menor. Se conoció que el padre biológico no hace ningún tipo de reclamación.
 
Entre tanto, la empleada de servicio de Diego Felipe Becerra también pide ser indemnizada. Luz Marina Murcia Mora, quien colaboraba en los quehaceres de la casa, señala que a ella por el homicidio de su amigo y persona que tenía a cargo, le causaron un daño a la moral y a la vida por lo que debe recibir $20.632.000.
 
Dos meses atrás de su muerte, Diego Felipe conoció a Natalia Valero, se hicieron amigo,s y ella hoy reclama a la Nación la suma cerna a los $80.000.000 por "los daños morales y afectaciones que generó  el homicidio y las imputaciones deshonrosas que envolvieron a su reciente amigo".  David Santiago Sharif, quien se encontraba con él la noche de los hechos, pide se reparen los daños causados por el Ministerio de Defensa (Policía Nacional)  con la suma de $123.895.000.
 
Elsa Flórez de Lizarazo, abuela materna de Diego Felipe, solicita al Estado $ 1.031.625.000. La abuela de crianza, la señora Cruz Helena Trejos Molina, cuantifica los daños en $825.300.000. Hay tres tíos maternos, Isabel Cristina, Nora Clemencia y Javier Lizarazo Flórez que piden una suma  cercana a los $700.000.000, lo que indica que a cada uno le correspondería  más de $230.000.000.
 
Tres primos del menor entran a la lista de víctimas en el caso ‘grafitero’. Cada uno reclama en el proceso más de $117.000.000.  Daniel Trejos Trejos, hermano de crianza de Becerra, solicita a la Nación ser indemnizado con $282.960.000 por las afectaciones y daños a los derechos de la familia.
 
Es de recordar que el pasado 11 de mayo el juez 64 de control de garantías ordenó la libertad de los coroneles de la Policía Nacional, John Harvey Peña y José Javier Vivas, por vencimiento de de términos dentro del proceso judicial por la muerte del Becerra.
 
Gustavo Trejos, padre de crianza del joven Becerra, argumentó que la indemnización monetaria es solo uno de tres puntos planteados en la demanda. En el  primero piden a la Policía Nacional que hagan una medalla de honor con el nombre de Diego Felipe Becerra, la cual sería asignada al mejor oficial en derecho, y se le entregaría en medio de una ceremonia de ascenso.
 
En el segundo punto, solicitan a la Policía que rectifiquen ante los medios  de comunicación la información que se dio sobre la reputación del menor de edad, que en su momento fue catalogado como delincuente y que acepten que se manipuló la escena del crimen. 
 
Por último, Trejos señaló que si aceptan los primeros dos puntos podrían desistir de la indemnización económica. Sin embargo, señaló que en diferentes oportunidades las directivas de la institución han dicho que eso no será posible.
 
 
Gustavo Trejos y sus argumentos para exigir el monto por la demanda:
 
Fuente
Sistema Integrado Digital