SITP-2.jpg
Colprensa - Juan Páez
3 Dic 2018 09:03 AM

Distrito trabaja en decreto para atender operadores del SITP en quiebra

Se emitió un decreto con el que busca la compra de 2.300 buses.
Mateo Chacón
Mateo
Chacón
@DMateoChacon

La situación económica de los operadores del Sistema Integrado de Transporte (SITP) es preocupante. El déficit ha llevado a algunas empresas a declararse en quiebra, lo que pone en riesgo la prestación del servicio.

Ante este panorama, el Distrito recurrió a medidas urgentes para salvar el sistema. De esta forma, la administración emitirá un decreto con el que dará $130.000 millones  a los operadores a cambio de que la flota sea chatarrizada. A la fecha 600 ya pertenecen al Distrito, mientras que otros 300 se encuentran en proceso de compra.

Lea también: Los retos del SITP, a nueve años de su creación

De esta forma se busca sanear un poco las finanzas Egobús y Coobús los consorcios declarados en quiebra y ya liquidados, que manejaban cerca de 2.300 buses.

Estos dos concesionarios fueron los primeros en acogerse a la ley de quiebra y entrar en liquidación por orden de la Superintendencia de Sociedades entre 2016 y 2017.

Lea también: Las opciones que tiene el Distrito para salvar la operación del SITP

Coobús operaba 819 buses en 58 rutas asignadas, mientras que Egobús tenía 1.771 buses y cubría 106 rutas. Ambas empresas funcionaban en zonas como Perdomo, Suba centro y Fontibón. El Distrito espera que en el 2019 se pueda licitar la operación de estos sectores.

Sin embargo, estas no son las únicas empresas con problemas financieros. Cabe recordar que Tranzit, que funciona en Usme, Suba y Kennedy, podría estar al borde de la quiebra. También está el caso del operador Suma, que presta el servicio en la localidad de Ciudad Bolívar, y que a finales del 2017 se acogió a la ley de quiebra.

Lea también: Las nuevas rutas del SITP que comenzarán a funcionar

El Distrito ha ejecutado diferentes estrategias para salvar el sistema. Durante el año pasado realizó pagos por $650.000 millones con el fin de saldar la deuda de los operadores. También recurrió a elevar la tarifa, que pasó de $1.800 en el 2015 a $2.300 en el caso de TransMilenio, y de $1.500 a $2.100 en el mismo periodo para el SITP.

Pese a esto, el déficit continúa y a la fecha alcanza una cifra de $600.000 millones. La administración adelanta mesas de diálogo con los concesionarios para intentar encontrar una salida a la crisis.

Fuente
Sistema Integrado Digital