SubaLAFM10.jpg
LA FM.
25 Abr 2017 10:00 AM

Desalojados de Suba ahora viven de la caridad y durmiendo en la calle

"Esto fue terrible, siempre pedimos diálogo (...) la solución no era sacarnos a la fuerza".
La
Fm

Un ambiente de incertidumbre y zozobra envuelve a decenas de familias que quedaron en la calle, luego de los desalojos que realizó el Distrito en el barrio Bilbao, de la localidad de Suba, los cuales terminaron en un incendio que arrasó con por lo menos 100 casas.

Tatiana Núñez, una de las habitantes del sector, aseguró que apenas pudo salvar unas tablas de lo que era su cama, y un televisor. Con esto, dijo, tuvo que pasar la noche en la acera, a merced de la intemperie y el polvo que levantan los carros a su paso.

"Esto fue terrible, siempre pedimos diálogo, nunca vino nadie a ayudarnos, a nosotros se nos quemó todo en el incendio, somos recicladores y ahora nos quedamos sin un lugar dónde vivir y por esta situación tampoco podemos trabajar, la solución no era sacarnos a la fuerza", dijo la mujer.

Los afectados por la intervención no fueron solo los que estaban asentados en estas viviendas informales, también había personas que incluso tenían fundaciones en el barrio, las cuales tuvieron que cerrar sus puertas debido a la crisis humanitaria que se vive en el sector.

Consuelo Rodríguez, encargada de una fundación que atiende a 85 niños del barrio, aseguró: "me tocó decirle a los papitos que no podía recibirle los niños porque en la intervención se me llevaron por delante el encierro, que tenía detrás de la casa, rompieron todo y ahora nadie responde por lo que tenía".

Electrodomésticos, camas rotas, sábanas y algunos colchones viejos, son parte del panorama que se puede evidenciar en por lo menos 30 cuadras sobre la Calle 151, donde estas personas desalojadas y afectadas por el incendio, tienen que pasar el día, dependiendo incluso de la caridad de la comunidad vecina.

"Aquí nos han traído chocolate, agua de panela, gaseosa y pan; con eso hemos tenido que tener a nuestros hijos y fuera de eso tenemos que estar prevenidos ahora porque nos dicen que el Bienestar Familiar nos los puede quitar, si estamos aquí es porque no hay un lugar a donde llegar", dijo Jessica Bernate, otra de las afectadas.

Estas cerca de 150 familias aseguraron que lo único que piden al Distrito es un lugar digno para su reubicación, y aunque no niegan que tal vez algunos habitantes se dedicaran al expendio de drogas, señalaron que la mayoría son personas de escasos recursos que viven del reciclaje.