CAÑODELASEXTALAFM1.jpg
30 Ago 2016 04:17 AM

Caño de la calle sexta con 30, nuevo expendio de droga en Bogotá

La
Fm

Foto de LA F.m.

De 25 ganchos y 14 Macro expendios, Bogotá pasó a tener 1.372 puntos críticos.

Tras la intervención del Bronx hecha por la Administración Distrital, el desplazamiento forzado de habitantes de calle fue eminente. Cientos de ellos se trasladaron a diferentes zonas del centro de la capital, iniciando por el sector comercial de la Estanzuela para luego reubicarse en el barrio Veraguas.

La situación ha generado no solo cientos de críticas ante una posible improvisación por parte de la Alcaldía en la redada en el Bronx, sino también, cientos de manifestaciones de comerciantes y habitantes de diferentes sectores ante el aumento de habitantes de calle que, según ellos, ha traído inseguridad e intranquilidad a las zonas centrales de la capital.

Ante este escenario, la concejal del partido MIRA, Gloria Stella Díaz, dijo que la Alcaldía no logró eliminar las redes de microtráfico a pesar de que ese era el objetivo de la intervención del Bronx. Hoy los habitantes de calle siguen siendo utilizados por los ganchos no solo como fachada para su negocio delictivo sino como escudos de seguridad; coyotes que trasportan y venden la droga.

Según la concejal, la llamada bicha de bazuco la están vendiendo a un precio que oscila entre los 2 mil y 4 mil pesos. Las transacciones se dan a escasos pasos de los policías, hombres con bolsos pequeños entran y salen con la mercancía del caño, vendiendo las dosis. Así se crea un nuevo gancho, que al parecer surge entre el caño, donde marcan las papeletas de bazuco con un sombrero verde como logo.

El caño y sus alrededores a pesar de la presencia policial y de autoridades del Distrito, es una República Independiente donde se distribuye droga en las esquinas de la calle sexta con carreras 30, 31, 31ª y 32, al interior del mismo caño e incluso nuevos ganchos están surgiendo y tomando poder”, aseguró Díaz.

En este orden de ideas, la concejala propone diferentes soluciones entre ellas; fortalecer la lucha contra la criminalidad, golpes a los capos de las estructuras y no permitir más expendios de droga al lado de centros de atención. Además, un pacto ciudadano de convivencia entre la comunidad, habitantes de calle y autoridades; refugios temporales donde se dignifique, no se consuma y se generen acciones de cuidado como unidades móviles de atención a drogodependientes.