Teléfono celular
AFP
19 Jul 2019 11:45 AM

Los peligros detrás de las bacterias en las pantallas de los celulares

Un estudio revela que las bacterias que proliferan en los aparatos móviles pueden causar enfermedades intestinales.

Un estudio de la Universidad Manuela Beltrán reveló que las superficies de los teléfonos celulares acogen cargas microbiológicas altas, especialmente de bacterias denominadas 'Coliformes', las cuales viven en el tracto gastrointestinal de los seres humanos y generan enfermedades que pueden llegar a ser graves. 

Andrea del Pilar Cortés, investigadora del estudio, expuso las causas por las que dichas bacterias llegan hasta los teléfonos móviles. 

“Los Coliformes llegan a las pantallas del celular principalmente por malos hábitos higiénicos de quienes los manipulen. Al no llevar a cabo una limpieza rutinaria, las bacterias se proliferan por el teléfono y hay más posibilidades de  contraer enfermedades”, indicó.

La investigadora mencionó también que llevar el celular al baño es una práctica común pero peligrosa, donde el teléfono puede contraer bacterias y contagiar posteriormente a las personas que lo usan.

La investigadora advirtió que en el caso de las pantallas celulares de teléfonos de puestos de venta ambulante, se evidenciaron altos recuentos de microorganismos mesófilos aerobios, es decir, una colonia de bacterias que se relacionan con la ausencia o mala técnica de lavado de manos del usuario, almacenamiento en bolsillos con llaves o dinero y la manipulación del teléfono en espacios como baños

“Al ser teléfonos de uso público, recogen la microbiota presente en cada usuario. Esto quiere decir que si alguien con una infección usa el equipo, podría contagiar al siguiente usuario” aseguró Cortés. 

En el estudio también se encontraron algunos microorganismos del grupo de las enterobacterias, que habitan normalmente en el intestino y que en determinados casos pueden generar enfermedades como gastroenteritis.

El uso de teléfonos públicos puede causar otro tipo de enfermedades a través de infecciones en el oído o la piel por contacto directo. La investigadora resaltó que “los protectores plásticos también pueden ser un factor contaminante, ya que albergan materia orgánica que puede servir como alimentos y refugio a los microorganismos”.

¿Cómo evitar una infección?

La investigadora Andrea del Pilar Cortés aseguró que en cuanto a la limpieza, lo primero a tener en cuenta es el material de la superficie del teléfono.

“Los expertos recomiendan usar un paño de gamuza para retirar las partículas de mayor tamaño. Para la desinfección podría usarse una mezcla de isopropanol (alcohol antiséptico), en una relación de 70 mililitros de este compuesto y 30 de agua”, expuso.

La microbióloga indicó que es necesario tener en cuenta que la mezcla no puede ser asperjada sobre la pantalla en grandes volúmenes, puesto que podría ingresar al sistema interno del teléfono y dañarlo.

Finalmente, la investigadora advirtió que teléfonos deteriorados, con pantallas rotas, son más sensibles a convertirse en cultivo de bacterias y propagar enfermedades para los usuarios.

Fuente
Sistema Integrado de Información