Bebé tomando leche materna
La leche materna es la principal fuente de nutrientes que recibe un bebé.
AFP
3 Mar 2020 03:23 PM

Lactancia materna, el mejor antídoto contra la desnutrición crónica

Es el único alimento que necesita un bebé, hasta sus seis primeros meses de vida.
Redacción
comercial

La leche materna es el mejor alimento que una madre le puede brindar a su hijo tan pronto nace, no solo por su elevado contenido nutricional, sino también porque aporta un componente emocional en el vínculo afectivo que se está creando entre madre y su bebé.

Sin duda alguna, la leche materna es una revolucionaria e irremplazable fuente de alimento que incorpora células y anticuerpos, que son extraídos directamente del sistema inmune humano mediante un mecanismo de filtración altamente refinado.

Estos nutrientes actúan como una protección contra infecciones y a la vez ayudan al desarrollo del menor. De igual manera, cumple funciones inmunológicas y antiparasitarias.

De hecho. leche materna también facilita las funciones metabólicas, sus ácidos participan en la formación de la sustancia gris y en la protección (mielinización) de las fibras nerviosas.

Cómo está Colombia en materia de lactancia

De acuerdo con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la lactancia materna debe darse de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida, esto garantiza un adecuado crecimiento y desarrollo del bebé.

Según la OMS, la lactancia materna en los primeros seis meses garantiza que el bebé obtenga todos los nutrientes y el agua, que necesita.

No obstante, cifras del ministerio de salud indican que de cada 100 niños que nacen en Colombia, tan solo 56 inician la lactancia materna en la primera hora de nacidos.

En Colombia, según la encuesta ENSIN 2015, el inicio temprano de la lactancia materna mejoró de 2010 a 2015, pasando de 56,6% a 72,7%, sin embargo, la lactancia materna exclusiva en bebés menores de seis meses ha disminuido, se redujo a 36,1% cuando en 2010 estaba en un 42.8 %.

Por prejuicios sociales, falta de apoyo de la familia o por desconocimiento, algunas mujeres abandonan el proceso de lactancia materna, lo cual deja a cientos de niños sin la protección nutricional que su cuerpo requiere.

Nutrición y lactancia materna

La leche materna está biológicamente diseñada para cubrir todas las necesidades nutricionales e inmunológicas de un bebé y a corto plazo disminuye el riesgo de enfermedad y muerte por desnutrición e infecciones respiratorias.

En la mujer disminuye los riesgos de cáncer invasivo de mama, cáncer de ovario, sobrepeso y diabetes mellitus.

Al prolongarse el tiempo de la lactancia materna también se ayuda al desarrollo cognitivo de los menores, según Unicef, el coeficiente intelectual de un niño que consume leche materna es 2.6 puntos mayor a los que no fueron amantados.

De modo que la lactancia materna tiene un papel fundamental en el desarrollo inmediato y futuro de los niños pequeños.

Qué papel debe tener la lactancia durante el desarrollo del bebé

Gestación: la alimentación de la mamá debe ser variada, con diferentes grupos de alimentos para una nutrición y un peso adecuado. Las deficiencias de nutrientes y calorías pueden ocasionar complicaciones en el embarazo, poniendo en riesgo la vida de ambos, además de incidir en el bajo peso al nacer (determinante de la desnutrición crónica).

Nacimiento: el calostro que es la leche que se produce durante el  embarazo y la primera que toma el bebé al nacer, provee al bebé de la grasa, la lactosa y la proteína que lo protegen con anticuerpos. En cierta medida es la primera vacuna que recibe en niño.

Seis meses: la leche materna es la más calificada al ser suficiente fuente de agua, grasas, minerales, proteínas, calcio, fósforo, hierro, zinc, vitaminas A, E, D, K y carbohidratos, además de factores inmunológicos.  Esta alimentación permite que el cerebro se desarrolle y el niño en el primer año de vida crezca de 24 a 26 centímetros. Con su desarrollo, el bebé se prepara para aprender, caminar, hablar.

Seis meses a los dos años: la leche materna se acompaña con los diferentes grupos de alimentos. Los cereales, las leguminosas, las frutas, las verduras, y aún alimentos como las carnes, el pescado y el huevo,  son los indicados para iniciar la alimentación complementaria. Son ricos en carbohidratos, proteínas de origen animal y vegetal, vitaminas, sales y minerales.

Es importante que la sociedad comprenda el impacto que tiene la desnutrición crónica en los niños colombianos. Campañas como ‘la ciudad de la desventaja’ visibilizan esta situación y ofrecen una mirada a la problemática, mientras propone nuevos caminos para la erradicar la desnutrición crónica en la niñez colombiana.

Fuente
Sistema Integrado Digital