El senador Gustavo Bolívar insiste en el retorno de la tortura al país
Gustavo Bolívar, congresista
Colprensa
6 Ago 2018 11:03 AM

Gustavo Bolívar ocupa oficina de Iván Duque en el Congreso: su frase, a propósito de exorcismos

El senador informó que le fue asignado el espacio que ocupó durante cuatro años el hoy presidente electo. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

El senador Gustavo Bolívar informó que le fue asignada la oficina en el Congreso que ocupó durante cuatro años el hoy presidente electo Iván Duque. Al hacer dicho anuncio se refirió a las declaraciones de Jesús Hernán Orjuela, el padre Chucho, quien dijo que le encomendaron un exorcismo en la Casa de Nariño y posteriormente se retractó. 

"A propósito del exorcismo a la Casa de Nariño, les cuento que en el Senado me correspondió la oficina que ocupó por 4 años Iván Duque. Muchos aconsejaron una limpieza para expulsar las malas energías. Como no creo en eso les dije que prefería un detector de micrófonos", aseguró el congresista.

Gustavo Bolívar, libretista de series y novelas relacionadas con el narcotráfico, llegó al Congreso de la República, específicamente al Senado, a través de la denominada Lista de la Decencia. Es libretista de series como 'Sin tetas no hay paraíso', 'El capo' y 'Pandillas, guerra y paz'. Su trabajo ha logrado altos resultados en términos de sintonía, pero críticas de quienes repudian que se explote la drogadicción, la prostitución, las drogas y los asesinatos para hacer series y exportarlas.

Con su mensaje, el senador se sumó a la polémica que desató Jesús Hernán Orjuela, el padre Chucho. El sacerdote dijo que las declaraciones que él mismo dio, sugiriendo que fue contactado desde la Casa de Nariño para que practicara un exorcismo, fueron sacadas de contexto. 

Tras la desmentida que le hizo Marta Lucía Ramírez, la nueva vicepresidenta de los colombianos, el padre Chucho dijo que nadie lo llamó y que sus declaraciones surgieron en tono jocoso. Sin embargo, dijo que sí lo contactaron para hacer una bendición. Al consultarle quién se comunicó con él, pedirle nombres e insistirle en que si era cierta tal afirmación de que lo buscaron, el sacerdote dijo no tener nombres y no pudo sustentar su afirmación. 

"Mandé una bendición. Nadie me pidió que fuera a sacar demonios. Aprendí la lección y me equivoqué", dijo el padre Chucho. "Jamás me ha llamado la doctora Marta Lucía Ramírez, jamás me ha llamado el presidente Iván Duque. Los organizadores, quizá", señaló.