cultivoslafm.jpg
Colprensa
17 Mayo 2018 04:58 AM

Eduardo Díaz explica porqué no logró alcanzar la meta del programa sustitución de cultivos

Reconoció que es probablemente no se logre la meta de las 50 mil hectarias, y estima que llegarían a las 40 mil o 43 mil.

En diálogo con LA FM, Eduardo Díaz Uribe, director de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos explicó las razones por las que las que el programa no logró alcanzar la meta de hectáreas que se fijó.

Escuche todas las declaraciones de Eduardo Díaz Uribe en LA FM

Eduardo Díaz Uribe señaló que el programa de sustitución inició el 29 de mayo de 2017 y a partir de ese momento se estableció una meta de 50 mil hectáreas, de las cuales "con corte a abril de este año van íbamos 36 mil, que están verificadas por Naciones Unidas, como siendo tumbadas o subtumbadas y de ellas efectivamente se había logrado certificar 11700".

Díaz Uribe explica que esta diferencia se produce porque para lograr acuerdos con las comunidades es necesario identificar la coca que ellos tienen y que se comprometan a tumbar. Posteriormente es necesaria una segunda verificación para establecer con certeza el total de cuanta cocaína ha sido levantada,"hay que señalar que 17 misiones de las naciones unidad han sido obstaculizadas por bandas criminales que ven en el programa de sustitución una amenaza a sus intereses".

De igual manera el director de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos reconoció que es probablemente no se logre la meta de las 50 mil hectarias, y estima que llegarían a las 40 mil o 43 mil.

Díaz Uribe destacó que el hecho de que no se logre llegar a la meta establecida implica una responsabilidad política de su parte, porque "fui quien estableció la meta porque sobrestimé nuestra capacidad de movilización y subestimé las dificultades que podríamos atravesar"

"Digamos que vamos a estar cerca de la meta pero no se cumplió totalmente".

No obstante Díaz Uribe señaló que el hecho de que no se haya llegado a la meta no significa que se llegue a abandonar a las miles de familias que están involucradas en el proceso de sustitución de cultivos.