Expertos de la UIS: Ecopetrol ha querido ocultar la causa del derrame de crudo en Santander

Foto: Colprensa (Referencia).

El derrame de crudo que cumple 21 días amenaza con llegar al río Magdalena.

Expertos de la Universidad Industrial de Santander (UIS) insisten en que Ecopetrol ha querido ocultar la explicación científica del derrame de crudo que ha ocasionado contaminación ambiental en Santander.

A pesar de que Ecopetrol ha instalado más de 55 barreras mecánicas para mitigar la contaminación ambiental en dos fuentes hídricas del departamento, por el derrame de crudo que cumple 21 días, existe una versión de expertos que ofrecen la explicación de lo sucedido.

Óscar Vanegas, docente de ingeniería de petróleos de la UIS quien visitó la zona afectada, dijo que la estatal petrolera ha tratado de ocultar la situación, omitiendo detalles de la explicación científica de lo que ocurrió, en el que al parecer se inyectó el pozo desencadenando el afloramiento de crudo y gas.

Se les vino el gas y el petróleo hacia el pozo y no lo pudieron controlar, generaron un efecto que se llama matada de pozo con un fluido más pesado y generó una contrapresión o aumento de presión en el fondo del pozo, y la patada o los fluidos que va incluido el gas, el petróleo y el agua encontraron unos canales por el anular del resvestimiento”, explicó el experto.

“El revestimiento es la tubería que reviste el pozo, el pozo ya se encontraba con una avería en el anular, osea con una mala cementación que pudo darse cuando el pozo se perforó y se completó”, agregó en su explicación Vanegas.

“Puede ser que hayan quedado unos vacíos o espacios que no fueron rellenados con el cemento, o pudo ser que el cemento con el tiempo pudo sufrir fracturamiento. El caso es que el crudo, el gas y el agua cogieron camino por detrás de la tubería y se conectó con una falla natural de la zona generando grietas, por esas grietas se vino la patada, osea el gas petroleo y agua que ya lleva 18 cráteres a más de 500 metros del pozo“, concluyó el

Desde el Ministerio de Ambiente lo que más preocupa en estos momentos es la seguridad, salud y vida de las personas que habitan alrededor al derrame de crudo. Allí el olor es fuerte y ha ocasionado nauseas, mareo, entre otros síntomas. Esto ha hecho que padres de familia no lleven a sus hijos a estudiar en varios colegios en el corregimiento La Fortuna en el puerto petrolero.