Denunciante de casas de pique en Buenaventura fue asesinada en España

Foto: Doris Valenzuela, denunciante de las casa de pique.

La mujer fue atacada por su ex pareja sentimental en España.

Doris Valenzuela debió abandonar el distrito de Buenaventura desde el año 2015, luego de recibir constantes amenazas de grupos armados ilegales que operaban en esta zona del pacífico.

El origen de las intimidaciones se relacionaban con las denuncias que en su momento realizó a las autoridades, sobre las casas de pique que existían en Buenaventura y donde estas organizaciones criminales, entre las que se encontraban La Empresa y el Clan del Golfo, saldaban las cuentas pendientes, torturando a sus víctimas hasta asesinarlas.

Al ver que su vida y la de su familia corrían peligro, la líder perteneciente a la red Construyendo Paz en el Territorio, Conpaz, decidió tomar la decisión de empezar de ceros lejos de Colombia, buscando refugio en España desde donde se conoció que fue atacada por su ex pareja sentimental, situación que lamentaron profundamente las personas que lucharon con ella en Buenaventura, tal y como lo expresa, María Eugenia Mosquera, perteneciente a la red Conpaz.

“La noticia nos tiene conmocionados, es una noticia que realmente nunca esperamos. Doris era una líder muy importante para nuestra red que ayuda a la consolidación del espacio humanitario en Puente Nayera”, expresó Mosquera.

María Eugenia Mosquera calificó a Doris como una mujer valiente que no se atemorizaba con un arma de fuego, y a quien le impulsaba continuar con la defensa del territorio, sin importar que fuese la obsesión de los violentos, que incluso dieron muerte a uno de sus hijos.

“Denunció el cobro de las extorsiones provenientes de los paramilitares en el sector, razón por la cual tuvo que desplazarse de Buenaventura con su familia por un tiempo, vivieron en diferentes regiones y por incumplimientos se vieron obligados a regresar al puerto y justo cuando regresan, los paramilitares asesinan a su hijo Cristian el 19 de julio de 2015, Doris continuó denunciando por lo que obtuvo nuevas amenazas. Después de esto, ella y sus seres queridos debieron salir nuevamente, lo que desencadenó su traslado a España en calidad de refugiada”, añadió Mosquera.

La mujer que vivía en un edificio de apartamentos en Murcia, España con su esposo, también colombiano y sus tres hijos, fue atacada de varias puñaladas por este, luego de sostener un fuerte altercado porque le había manifestado que no deseaba continuar con la relación.

El hombre de 46 años quien hacía parte del grupo familiar que también había recibido apoyo por las amenazas, fue capturado por las autoridades españolas.