Se busca explotar reserva indígena en Brasil.
Se busca explotar reserva indígena en Brasil.
AFP
18 Dic 2018 09:56 AM

Jair Bolsonaro explotará recursos de reserva indígena en Brasil

El presidente electo de Brasil cumplirá con lo pactado durante su campaña.
Laura María Sánchez Pico
Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que su gobierno buscará explotar recursos naturales en la gigantesca reserva indígena Raposa Serra do Sol, en el estado norteño de Roraima, fronterizo con Venezuela y Guyana. 

"Es el área más rica del mundo. Hay formas de explotar de forma racional. Y al lado indígena, pagarle regalías e integrando al indígena a la sociedad", expresó Bolsonaro durante un acto en Río de Janeiro. 

Le puede interesarBrasil, primer lugar en mayor deforestación del planeta

La reserva indígena Raposa Serra do Sol, demarcada en 2005, cuenta con 1,7 millones de hectáreas, en las que se estima viven unas 17.000 personas de las etnias Macuxi, Taurepang, Wapixana y Ingarikó sobre enormes yacimientos de recursos naturales como el niobio, metal ligero usado en la siderurgia y la aeronáutica, y sobre la segunda reserva de uranio del mundo. También tiene abundantes reservas de oro, estaño, cobre y diamantes, entre otros. 

Durante su campaña y a poco de ganar la elección presidencial en octubre pasado, el excapitán del Ejército sostuvo que revisará la demarcación de reservas indígenas, argumentando que están "sobredimensionadas". 

"El indígena no puede seguir recluido en un área demarcada, como si fuera un animal en un zoológico", aseguró Bolsonaro en una entrevista meses atrás. Esas personas, prosiguió, son "seres humanos igual que nosotros, que quieren evolucionar, tener electricidad, médico, dentista, internet, jugar al fútbol". 

Lea tambiénAmbientalistas piden a Fiscalía investigar deforestación en la Amazonía

Bolsonaro, que cuestiona la permanencia de Brasil a los acuerdos climáticos de París, también planteó la posibilidad de retomar los estudios para la construcción de centrales hidroeléctricas en la Amazonía, que implicaría, según expertos, un fuerte impacto en los cursos de agua obligando a desplazar a poblaciones. 

La Constitución brasileña protege los derechos de los pueblos originarios sobre sus tierras. Diferentes organizaciones ambientales se han pronunciado frente a esta grave decisión para la conservación del medio ambiente.