Testimonio de escolta del M-19 será clave en juicio por magnicidio de Carlos Pizarro

Foto: Carlos Pizarro / Colprensa

La Fiscalía pedirá escuchar a este escolta en el inicio del juicio contra el exagente del DAS que fue capturado por el crimen de Pizarro.

En el Juzgado Octavo Penal Especializado de Bogotá arrancó la audiencia preparatoria del juicio contra el exagente del DAS, Jaime Ernesto Gómez Muñoz, capturado como supuesto responsable del magnicidio del líder del M-19 y dirigente político Carlos Pizarro Leóngomez, ocurrido el 26 de abril de 1990.

La Fiscalía incorporará en el juicio toda una serie de pruebas que será clave para demostrar que, presuntamente, Gómez Muñoz habría hecho parte de un plan criminal del DAS y otros sectores para silenciar al sicario que terminó con la vida del dirigente político del extinto M -19.

Según las investigaciones, Gómez Muñoz, para la época de los hechos, era escolta de Pizarro Leongómez y permaneció junto al líder político a bordo del avión de Avianca en el momento en que fue víctima del atentado, poco después de que despegará el avión que desde el Aeropuerto El Dorado de Bogotá se dirigía a Barranquilla.

Dentro de los testigos que serán escuchados en el juicio, ampliará su declaración Óscar Alberto Martínez Aristizabal, uno de los escoltas del M-19, quien entraría a confirmar que Gómez Muñoz fue quien reaccionó del esquema de seguridad de Pizarro y disparó contra el joven sicario, el cual murió al instante.

Gómez Muñoz , quien también laboró como agente del CTI, fue capturado el 16 de enero de 2017, en las instalaciones del propio búnker de la Fiscalía.

Por estos mismo hechos, la Fiscalía llamó a indagatoria a Manuel Antonio González, exdirector de Protección del DAS (hoy acusado por la Fiscalía por el homicidio de Luis Carlos Galán Sarmiento).

También fue vinculado mediante indagatoria Flavio Trujillo Valenzuela, jefe de la Sección de corporaciones Públicas de la Dirección de Protección del DAS, y Elías Hernando Salas Barco, suboficial del Ejército, quien se había convertido en hombre de confianza de Carlos Castaño Gil.

En relación con este proceso, como autores intelectuales, también fueron condenados en 2002 a una pena de 24 años de prisión los extintos Fidel y Carlos Castaño Gil, máximos jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Por disposición del juez a cargo del proceso se programaron los días 3 y 28 de mayo para poder seguir avanzado con el respectivo juicio por el crimen de Carlos Pizarro.