24 Oct 2016 09:45 AM

Santiago Uribe apeló decisión de Fiscalía de llamarlo a juicio

La defensa de Uribe se desplazó a las instalaciones del búnker de la Fiscalía General para notificarse de la decisión del ente acusador de llamar a su cliente a juicio por sus presuntos vínculos con paramilitares.
El pasado viernes, el Fiscal Décimo Delegado ante la Corte Suprema de Justicia, una vez cerrada la investigación y en observancia de los términos legales para calificar el mérito de la instrucción, decidió proferir Resolución de Acusación en contra de Santiago Uribe Vélez, como presunto autor responsable de los delitos de concierto para delinquir agravado y homicidio agravado. Se trata de un procedimiento que se tramita bajo ley 600 de 2000, en virtud de la cual, por ser una decisión de primera instancia, es susceptible del recurso de reposición y en subsidio de apelación ante el superior jerárquico de quien la emitió.
 
Santiago Uribe, hermano del expresidente Álvaro Uribe, fue capturado en Medellín en febrero pasado. De acuerdo con la Fiscalía, el ganadero es requerido para que responda por los delitos de concierto para delinquir agravado y homicidio agravado en el marco de sus presuntos vínculos con paramilitares.
 
El mayor retirado Juan Carlos Meneses, uno de los testigos en el proceso que se adelanta contra Santiago Uribe, lo vinculó en un presunto homicidio. Meneses, con medida de aseguramiento por el homicidio del conductor de bus Camilo Barrientos en Yarumal (Antioquia), entregó información a través de diversos mecanismos en las que vinculó a Santiago Uribe con este crimen. 
 
La muerte de Barrientos ocurrió el 25 de febrero de 1994 en el municipio de Yarumal. Según el ente acusador, el entonces comandante de la Policía en Yarumal habría participado en el homicido junto con otros miembros de la institución y, de acuerdo con la misma declaración de Meneses, con la colaboración de Santiago Uribe, hermano del expresidente de la República Álvaro Uribe.
 
En el documento de la Fiscalía dice que Meneses y el agente Alexánder de Jesús Amaya Vargas recibieron a Barrientos y otros ciudadanos en el comanado de la Policía y les aseguraron que los protegerían para "después ellos mismos proceder a eliminarlo y finalmente acudir a éste para tomarle fotografías y después presumir de su perversa capacidad de asesinar. Se trata de un hecho que, no solo reprocha a sus autores sino que devela una actividad delictiva por parte de la Policía que para entonces se encargaba de proteger la vida, honra y bienes de los conciudadanos, concretamente aquellos de Yarumal (Antioquia) y municipios aledaños".
 
Por estos hechos, la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario profirió medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación en contra del exsuboficial de la Policía Alexánder de Jesús Amaya Vargas. El crimen se presentó cuando Camilo Barrientos Durán, conductor de un bus escalera, cubría la ruta Yarumal–Campamento y fue requerido por dos de sus pasajeros, que lo obligaron a detener el automotor y le dispararon varias veces.
 
Para la Fiscalía, el crimen de Barrientos hizo parte de la estrategia establecida por un grupo de personas, conocidas posteriormente en el mundo del crimen como Los Doce Apóstoles, que emplearon sus influencias para que la Policía les colaborara en la campaña de eliminar a varios ciudadanos a los que consideraban miembros de la guerrilla.
 
Cabe destacar que entre los testimonios que se recolectaron, también está el del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, desde una cárcel de Estados Unidos. Santiago Uribe completa 8 meses privado de la libertad en el batallón Juan del Coral de Rionegro (Antioquia).
Fuente
Sistema Integrado Digital