abusoo.jpg
7 Mayo 2018 05:37 AM

Preclusión de caso de abuso sexual a 18 menores de edad en Cauca desata polémica

Mientras los padres de los menores presuntamente abusados en un jardín de Corinto reclaman justicia, el fiscal del caso pide no continuar el proceso.
La
Fm

Desde hace 3 años los padres de 18 niños en Corinto (Cauca) libran una dura batalla jurídica para demostrar que un profesor abusó presuntamente de sus hijos en un jardín infantil adscrito al Instituto de Bienestar Familiar.

El caso parece permanecer en la impunidad porque el fiscal que lleva el proceso no le da credibilidad al testimonio de los pequeños.

La génesis de este caso

 

En junio de 2015, varios pequeños estudiantes de párvulos –entre 3 y 5 años de edad– empezaron a contarles a sus padres que algo extraño sucedía en el salón de clases con un profesor llamado Fabián Vivas.

Uno de ellos es el hijo de Freida Luz Jiménez, quien narró que al profesor Fabián le había visto sus genitales. “Para él fue muy normal y como un chiste. Ya en casa volvimos a preguntarle y manifestó que al profesor se le había salido”, relató.

Fue sólo cuestión de horas para que varios padres de familia conocieran la versión del pequeño. Todos empezaron a indagar si este comentario se trataba de una inocente broma o si realmente algo estaba pasando con el profesor Vivas.

Vanesa Pérez, madre de otro de los estudiantes, dijo que se enteró de lo sucedido porque su pequeño le contó a través de un dibujo donde aparece el maestro Fabián Vivas personificado como un monstruo. “Le pregunté por qué hizo un monstruo y me insistió que es un monstruo. Además me contó que en el jardín hay unos baños que quedan atrás del salón y son oscuros. Dijo que iba allá el profesor Fabián con varios niños”, relató.

Vivian Muñoz, otra madre, también escuchó una versión similar narrada por su hijo de 4 años. “La verdad no sabíamos qué hacer y nos vimos en la necesidad de tocar varias puertas cuando cada niño va diciendo su versión en diferentes formas pero coincidiendo exactamente en lo mismo”, sostuvo.

Un psicólogo del jardín recibió a los preocupados padres ese mismo mismo día. Su explicación, para muchos, pasó a ser ambigua porque dijo que los niños pueden confundir sus partes genitales con otras zonas del cuerpo. Además les señaló que pueden confundir que le tocaron una pierna con una parte genital.

Luego de ese insólito argumento, los padres de familia estaban aún más alterados y preocupados, temiendo que la historia fuera aún más grave de lo que algunos pequeños narraban.

Soraya Andrea Parra, madre de otro menor, no dudó en denunciar el caso para que se procediera a la investigación del posible atroz hecho.

Por eso Olga Betancourt, madre de otro menor, acudió a la Fiscalía para poner estos hechos en conocimiento de las autoridades. Fue así que fue nombrado el fiscal Edgar Yepes como encargado del caso.

Luego de la denuncia, uno de los menores fue remitido al Instituto de Medicina Legal. La doctora especialista le pidió al niño describir lo que sucedió.

Mi hijo relató que él le había visto sus genitales al profesor y que el profesor le había tocado sus genitales. Él terminó diciendo que el profesor les daba galleticas y chocolates”, señaló una de las madres afectadas.

En poder de las autoridades hay dos relatos que algunos de los menores entregaron en sus entrevista a Medicina Legal en 2015. Por eso los pequeños fueron remitidos a una entidad especializada para tratar presuntos casos de abuso sexual llamada ‘Psicoeducar’, una contratista del ICBF. Ahí, luego de un diagnostico, una psicológica corroboró que los menores sí fueron abusados sexualmente.

Pese a los graves señalamientos, el profesor Fabián Vivas no está siquiera detenido como una medida preventiva mientras se adelanta la investigación en su contra. Y es que aunque cuando el escandalo estalló fue apartado del cargo, no está vinculado formalmente a ninguna investigación.

Al ser consultado por 4 Caminos del Canal RCN, el profesor en tres ocasiones se negó a responder por los hechos. De hecho, en una ocasión recibió al equipo periodístico con machete en mano al negarse a responder por la acusación.

Lo cierto es que Fabián Vivas está libre porque, de acuerdo al fiscal Edgar Yepes –encargado del caso– no hay suficientes evidencias de abuso sexual cometido por el educador. Su teoría es que los testimonios de los menores no son concluyentes para dictar una orden de captura.

De acuerdo a Isabel Cuadros, especialista en psicología infantil, es muy difícil que los niños mientan en este tipo de casos. “Los niños dicen la verdad cuando hablan de abuso sexual, en general la tendencia de los niños es mucho más al ocultamiento. De 100 niños sólo hablan 40 y 60 se van a quedar silenciados. Los niños no tienen la capacidad mental de inventar la historia de abuso sexual y mucho menos cuando cuentan cosas perceptuales lo hacen a través de mostrarles a las personas lo que les hicieron”, explicó.

A propósito del caso, Yohana Jiménez, promotora de la cadena perpetua para los violadores, consideró increíble que la Fiscalía tras 3 años no haya hecho la investigación del caso. “Han pasado 3 años y la Fiscalía no ha hecho absolutamente nada”, indicó.

A su turno, el representante Efraín Torres Monsalvo, otro activista promotor de los derechos de los niños, dijo que es inconcebible que aunque hay todas las pruebas para judicializar al profesor, no se ha hecho nada.

En el mismo sentido, el exsenador Juan Lozano dijo que es indignante y doloroso que en muchos lugares de Colombia todavía no exista conciencia de la necesidad de proteger con especial devoción los derechos de los niños.

En junio de 2017, en medio de un proceso engavetado, las familias de las víctimas contactaron a Ricardo Suárez, un perito especialista en delitos sexuales, quien determinó que hay suficientes elementos para tipificar un abuso sexual contra este grupo de pequeños.

En este caso no creo que sea posible decir que los menores están confundidos. Observé que los relatos que se hicieron a la psicóloga y a las madres son genuinos”, indicó.

Este nuevo peritaje no fue tenido en cuenta por el fiscal Edgar Yepes ni tampoco las terapias que se llevaron a cabo en la fundación dispuesta por el propio ICBF. Lógicamente esto tomó por sorpresa a los padres porque hace algunos meses fueron notificados que el fiscal pidió la preclusión de la investigación pese a que 18 menores han dicho testimonios similares.

El programa 4 Caminos de RCN buscó el pasado 4 de abril al fiscal Edgar Yepes quien se negó a responder por la petición de preclusión del caso.

El próximo 19 de junio se llevará a cabo una nueva audiencia donde se espera una determinación a este polémico caso. Los padres de los pequeños piden justicia y claman que no se archive la investigación.