Puerto tejada
Foto suministrada por familiares a RCN Radio
9 Mar 2021 11:11 AM

Dos policías vinculados en investigación por muerte de joven en Cauca

Al parecer, el joven fue agredido al ser descubierto violando el aislamiento y cuarentena obligatoria, decretada por pandemia.
Carlos
Quilindo
@CarlosQuilindo1

Dos patrulleros de la Policía, investigados por estar relacionados con la muerte del joven Anderson Andrés Arboleda Montaño, en hechos registrados en mayo del 2020 en el municipio de Puerto Tejada (norte del Cauca), fueron judicializados en las últimas horas. 

Se trata de los patrulleros Leonardo Ardila Hernández y Rafael Francisco Polanco Arrieta quienes fueron acusados por la Fiscalía por su presunta responsabilidad en la agresión y posterior muerte de este joven en hechos registrados el 19 de mayo del año anterior, en un barrio de esa población.

Le puede interesar: Tragedia en Barranquilla: mujer asfixió a su hijo y luego intentó suicidarse

De acuerdo a la información entregada por Deicy Jaramillo Rivera, directora especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, “los elementos de prueba dan cuenta de que los uniformados, adscritos al cuadrante 6 de Puerto Tejada, llegaron al barrio Santa Elena e increparon al joven porque, al parecer, incumplía el aislamiento preventivo obligatorio decretado por el COVID-19”.

El relato indica que uno de los funcionarios lo habría golpeado con el bastón o tonfa en la cabeza y el brazo izquierdo, mientras que el otro uniformado supuestamente le lanzó una sustancia que sería gas pimienta. 

El día de los hechos familiares de este joven de 19 años de edad, denunciaron que Anderson estaba fuera de la vivienda con su novia cuando fue agredido por varios uniformados que le terminaron propinando varios golpes en la cabeza.

Lea también: JEP insiste en que cifra de falsos positivos sí es de 6.402 víctimas

Incluso ese mismo día el agredido fue hasta la Estación de Policía para reclamar por lo sucedido pero no habría obtenido respuesta. 

Tras los hechos la víctima, presentó problemas de salud y tuvo que ser traslado a una clínica en Cali, donde murió dos días después producto de un trauma craneoencefálico severo. 

Los dos patrulleros  fueron imputados por los delitos de abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto, en concurso heterogéneo con homicidio agravado. 

Los procesados no aceptaron los cargos y, por disposición de una juez de control de garantías de Puerto Tejada, recibieron medida de aseguramiento privativa de la libertad en el lugar de residencia.