Consuelo González de Perdomo, Jorge Eduardo Gechem y Orlando Beltrán
Consuelo González de Perdomo, Jorge Eduardo Gechem y Orlando Beltrán
Colprensa
25 Oct 2018 10:41 AM

Consuelo González de Perdomo, Jorge Eduardo Géchem y Orlando Beltrán reviven su secuestro 

Estos relatos servirán de insumo en las investigaciones contra los antiguos miembros del secretariado de esa guerrilla.

La JEP continúa recibiendo los testimonios de los políticos y militares que fueron secuestrados por las Farc durante el conflicto. Estos relatos servirán de insumo en las investigaciones contra los antiguos miembros del secretariado de esa guerrilla.   

En esta oportunidad dieron su testimonio los excongresistas Consuelo González de Perdomo, Jorge Eduardo Géchem y Orlando Beltrán

(Le puede interesar: Ingrid Betancourt asegura que lo dicho por el Gobierno sobre su secuestro no es cierto

El exrepresentante a la cámara por el Partido Liberal, Orlando Beltrán, estuvo siete años y medio secuestrado por las Farc. Fue liberado en 2009 junto a Jorge Eduardo Géchem Turbay, Luis Eladio Pérez y Gloria Polanco. 

En su relato ante la JEP le hizo fuertes críticas al gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana al asegurar que las autoridades estaban advertidas de que las Farc estarían secuestrando políticos porque así lo anunciaron. Sin embargo, no se hizo nada. 

(Lea también: Farc tenían "todas las casillas negativas chuleadas" a Íngrid Betancourt

“Lo más triste de todo, y tengo que decirles señores magistrados, es que el Estado colombiano había sido advertido meses antes. En todos los medios de comunicación yo escuché al ‘Mono Jojoy’ donde decía que iba a implementar la política de retener a las personalidades en Colombia... el Estado lo sabía, la Policía sabía y los organismos de inteligencia sabían”, dijo. 

Beltrán además relató pasó a paso lo más difícil de haber estado privado de su libertad bajo las difíciles condiciones de la selva.  

“Estando secuestrando se me murió mi madre y una hermana. Entonces ellos decían ‘si este tipo se entera pues va a haber un intento de fuga, hay que liquidarlo y lo necesitamos vivo’. Ahí a todos nos quitaban los radios”, recordó. 

Además, recapituló los dolores que tuvo que parecer luego de haber estado enfermo de paludismo

“Ese criminal de alias ‘Sombra’ me mandó a decir que si seguía convulsionando me iba a encadenar de un árbol. Quedé con una lesión en el 50 % en mis extremidades... siete años sin poder recurrir a un médico”, narró. 

Finalmente, denunció que las Farc le manifestaron que hubo políticos de diferentes regiones que estuvieron detrás su secuestro y el de otros congresistas.  

“Ellos me dijeron algo que no he podido olvidar y es que además de las órdenes de la dirección de las Farc también tenían contactos con políticos en las diferentes regiones que estuvieron de acuerdo con la delincuencia. De diez congresistas secuestrados en Colombia, cuatro fueron en Huila y todos del Partido Liberal. Nos acabaron porque regresamos enfermos”, aseguró. 

Y le pidió a la JEP que esclarezca lo ocurrido y que haga que las Farc respondan por sus delitos. 

 

Las Farc nos torturaron y atentaron contra nuestra dignidad: Consuelo González de Perdomo  

 

Consuelo González de Perdomo fue secuestrada por las Farc en 2001 y fue liberada seis años después. Recordó el miedo que sintió el día de su secuestro. 

“Me rodean el carro con revólveres y granadas en mano para preguntar si yo era Consuelo, les dije sí, inmediatamente me reducen, bajan al conductor y lo pasan a la silla de atrás, toma el control del carro un guerrillero y un jefe de operación me puso la pistola en el cuello y una granada en la cintura”, relató. 

“Yo les pregunto quién es el jefe y ellos me responden 'el camarada Jorge', era Jorge Briceño, alias el ‘Mono Jojoy’”, agregó. 

Consuelo González trajo a la memoria además que supo desde el primer día que su secuestro no terminaría pronto.  

“Me dijo (el Mono Jojoy) usted sale de aquí cuando haya un hecho político y el hecho político es lograr el intercambio humanitario, como congresista yo sabía que eso era imposible porque la teoría era que se institucionalizaba el secuestro en el país, y me dijo, ‘usted puede estar tres meses si lo hacen y si no lo hacen 5 años, 20 años', sentí hundirme”, narró. 

La excongresista dijo que lo que más le angustiaba y le dolía era el dolor de sus hijas. “Pienso que me dolía más eso que mi propio dolor. Además, me imaginaba que ellas no sabían quién me tenía”. Igualmente, mientras estaba en poder de las Farc falleció su esposo.  

En el mismo sentido, recordó las largas caminatas cargando el peso de los elementos con los que se armaban los cambuches, la escasez de comida y las enfermedades que se sumaban a humillaciones.  

“El único contacto con el exterior era el radio y a veces sin motivo nos lo quitaban y nos torturaban con ese aislamiento. Es que el secuestro tiene esa condición tan terrible que es la sorpresa en un ambiente y una situación incierta”, contó. 

Y añadió: “Estuvimos encarcelados, la comida era arroz y agua con lenteja, aguantábamos hambre”.  

Sostuvo además que para hacer sus necesidades fisiológicas las mujeres secuestradas esperaban hasta la madrugada porque tenían que hacerlo frente a todos los demás secuestrados y los guerrilleros. 

Ya al hablar sobre el acuerdo de paz, la excongresista hizo varios reparos. 

“Así nos vendan la idea de que las víctimas somos el centro de la negociación no lo sentimos así, por eso acepté venir, porque encuentro en esta instancia la posibilidad de que el centro se le dé a las víctimas y no a los victimarios. Los victimarios no pueden ser los protagonistas de un acuerdo de paz. Las víctimas hoy son objetos de la historia y deben ser sujetos de la historia”, puntualizó.  

Por último, señaló que el secuestro no termina con la liberación. “Muchos de los compañeros que compartieron secuestro encontraron a su regreso tragedias en su familia, yo perdí a mi esposo durante mi secuestro, igual les pasó a militares y policías, hogares desunidos y en muchas ocasiones una actitud hostil e inhumana de sujetos de la sociedad. Casi que causa más dolor eso que tanto sufrimiento vivido en la selva”, dijo. 

 

Gechem demandará a las Farc por daños a su salud

Cuatro hernias discales en la columna, una úlcera pélvica, dificultades cardíacas, enfermedad coronaria y la pérdida de 18 piezas dentales, fueron las secuelas del secuestro para Jorge Eduardo Géchem, quien estuvo siete años secuestrado por las Farc.

Durante su relato ante la JEP, el excongresista relató estas dolencias y señaló que demandará a las Farc. “Esto me ha traído además limitaciones, disminución de años de vida. Estas indemnizaciones por salud, por pérdidas de años de vida, por pérdida laboral y de proyección, sí las voy a reclamar; dejo esta solicitud con base en la ley vigente”, advirtió.

Además narró que cuando llevaba un año secuestrado falleció su madre, quien hasta ese momento no había padecido de ninguna enfermedad. “Por este hecho no reclamo ninguna indemnización, ella no tiene ningún precio, a ningún valor la repongo y por este grave suceso no perdono a las Farc. Por mi secuestro perdono a las Farc pues el perdón no olvida el pasado, pero tranquiliza el alma en el presente y en el futuro”, puntualizó.

Géchem también lamentó no haber podido acompañar a su hija el día de su matrimonio y señaló que a la cúpula de las Farc se le debe castigar ejemplarmente como asesinos de tanta gente inocente, refiriéndose a casos como los del mayor Julian Ernesto Guevara, asesinado en cautiverio.

Con lo anterior, le exigió a las Farc que den razón de todos los secuestrados y desaparecidos de los cuales aún no se tiene noticia. 

Géchem también manifestó que respalda la postura del Gobierno de no continuar con los diálogos con la guerrilla del ELN hasta que sea liberado el último secuestrado. “Ese es un principio fundamental que debemos respaldar todos los colombianos”, dijo.

Fuente
Sistema Integrado de Información