No hay harina en Cuba y escasean las hostias de Consagrar
Las hostias son una parte fundamental del rito católico de la eucaristía de la iglesia católica.
Foto de Archivo
3 Nov 2022 08:53 PM

Se acabó la harina en Cuba y no hay hostias para las misas en la Iglesia católica

Algunas panaderías pasan días enteros sin poner pan a la venta, por la falta del insumo.
agenciaefe
Agencia
Efe

La congregación religiosa católica de las Carmelitas Descalzas anunció este miércoles que no pueden producir hostias para las diócesis del país por falta de harina, un déficit que aqueja desde hace meses a toda la isla.

Las hostias -círculos de pan ácimo- son una parte fundamental del rito católico de la eucaristía, el momento cúlmen de la misa.

"A todas las diócesis  les comunicamos que ya no hay hostias a la venta. Hemos estado trabajando con la poquita harina que quedaba y ya lo que había de reserva ha llegado a su fin", escribieron las Carmelitas Descalzas en sus redes sociales.

Le puede interesar: La ONU exige el fin del embargo a Cuba en su asamblea general

La congregación confió en poder "retomar el trabajo" en breve y tener suficiente cantidad de hostias como para "distribuir a todas las diócesis" del país. Las religiosas no explicaron cómo lo lograrían.

La religión católica -incluyendo sus versiones sincréticas- es la mayoritaria en Cuba, pese a que se restringió su práctica a partir del triunfo de la revolución en 1959. Las limitaciones se han ido suavizando a lo largo de las décadas.

Los problemas de abastecimiento de harina son habituales desde hace algunos meses en Cuba. Las panaderías -incluso las estatales- no tienen un suministro regular y algunos establecimientos particulares están días enteros sin poner pan a la venta. Esto genera grandes colas y una espiral de precios.

Lea también: Paso del huracán Ian deja daños "considerables" en Cuba

La escasez de productos básicos, de alimentos a combustible y medicinas, es uno de los aspectos más relevantes y problemáticos de la crisis multifacética que sufre Cuba desde hace dos años.

La situación es una combinación de las consecuencias de la pandemia, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y los errores en la política económica y monetaria nacional.