Sacerdotes
En varios países a procesos contra curas señalados de pedofilia.
Referencia Ingimage
23 Mayo 2018 10:15 AM

Renuncia arzobispo australiano culpable de encubrir caso de pedofilia

Philip Wilson fue declarado culpable de encubrir abusos sexuales a un niño en los años 1970.
Germán
Germán
Espejo
@gerespejo

El arzobispo australiano Philip Wilson anunció que se apartaba de sus funciones tras haber sido declarado culpable de encubrir abusos sexuales a un niño en los años 1970.

El arzobispo de Adelaida estaba acusado de encubrir los abusos de un conocido cura pedófilo, Jim Fletcher, en Nueva Gales del Sur por no informar de las acusaciones de su víctima.

Un tribunal de la ciudad de Newcastle, al norte de Sídney, lo declaró culpable el martes de encubrir un delito grave de otra persona, por lo que podría ser condenado a un máximo de dos años de cárcel. 

El prelado, de 67 años, que siempre ha negado las acusaciones, anunció el miércoles que renunciaba a sus funciones para sopesar el veredicto.

"Todavía estoy examinando esas conclusiones con mis asesores legales", declaró en un comunicado.

"Mientras lo hago, es conveniente [...] que me aparte a mis responsabilidades de arzobispo", añadió.

"Si en algún momento es necesario o conveniente para mí tomar medidas más formales, como mi dimisión del cargo de arzobispo, lo haré". 

Durante el juicio no se cuestionó que Fletcher, ya fallecido, abusase sexualmente de un monaguillo, Peter Creigh, pero sí el hecho de que Wilson, entonces un joven sacerdote, no hiciese nada al respecto cuando fue informado.

El magistrado afirmó no aceptar que Wilson no pudiese recordar una conversación en 1976 en la que Creigh le describió detalladamente los abusos.

Su condena representa un dolor de cabeza adicional para el papa Francisco, cuyo pontificado está marcado por las denuncias de abusos sexuales entre curas católicos de varios países.

La semana pasada, 34 obispos chilenos anunciaron su renuncia por un escándalo de pederastia, y el martes 14 sacerdotes de ese país fueron suspendidos por supuestos delitos sexuales. 

Varios miembros de la jerarquía eclesiástica chilena fueron acusados por las víctimas de ignorar y encubrir los abusos del sacerdote pedófilo Fernando Karadima en los años 1980 y 1990.