Albert Heringa
Albert Heringa suministró unas pastillas a su madre para que ella muriera.
Foto Captura Noticias RCN
2 Sep 2018 06:26 PM

Polémica en Holanda por un hombre que practicó la eutanasia a su madre

La eutanasia en Holanda solo está justificada si existe un sufrimiento insoportable y no hay esperanzas de recuperación.
Ortiz
Karen
Ortiz
Karenortiz25

Albert Heringa, el anciano que practicó la eutanasia a su madre en casa y sin autorización ni supervisión médica, aseguró que no se "arrepiente de lo que pasó" hace ya una década y critica el proceso judicial que se sigue contra él en Holanda, tras varias apelaciones y sentencias.

"No me siento culpable. No me arrepiento de lo que pasó. Si la justicia decide ahora que soy culpable, pues vale, para mí no es muy relevante. Creo que sería importante para la sociedad, no para mí", explica Heringa, de 75 años y defensor de la muerte digna.

En una entrevista a la agencia EFE,  Heringa relata aquellos "duros meses" de 2008 en los que convivió con el "deseo a morir que tenía" su madre, María, una anciana de 99 años a la que él mismo ayudó a mezclar unas pastillas mortales con un yogurt.

Lea también: Artista será juzgada por desnudarse ante el Santuario de Lourdes en Francia

Según relata Heringa, primero intentaron seguir la vía oficial. Acudieron a su médico personal, que no consideró que la situación de salud de su madre, que había perdido la visión y sufría de fuertes dolores de espalda, fuera suficiente para autorizar la eutanasia. Pidieron una segunda y una tercera opinión, pero las razones alegadas, subraya, "no eran aceptadas por ningún médico".

La eutanasia en Holanda solo está justificada si existe un sufrimiento insoportable y no hay esperanzas de recuperación, pero eso solo lo puede decidir un médico, según la legislación holandesa sobre el suicidio asistido de 2002.

"Mi madre estaba muy decepcionada. La única solución que le quedaba era dejar de comer y beber", señaló Heringa. Cerca de un mes después de agotar todas las vías que ofrece la ley, Heringa descubrió que su madre "había acumulado sus propias pastillas para suicidarse", lo que supuso "un gran shock" para él.

Fue en ese momento cuando decidió investigar otros métodos "para ofrecerle una alternativa: píldoras contra la malaria que había guardado de sus viajes, en combinación con un remedio "que usan algunas tribus de África" y pastillas para dormir.

Se tomó las pastillas que él le consiguió, entró "en un estado de sueño o coma" y después de unas horas un médico certificó que "la muerte fue por causas naturales": "Nadie se dio cuenta de que ella misma lo hizo", añade.

Sin embargo, Heringa había grabado partes del proceso en imágenes para cubrirse las espaldas porque la persecución judicial era un "riesgo posible", dice en sus propias palabras, y cuando hizo públicas esas imágenes como parte de un documental, las organizaciones contra la eutanasia y la Fiscalía decidieron llevarle ante los tribunales.

Más de diez años después de la muerte de su madre y ocho años tras la emisión del documental, Heringa ha logrado dividir a la justicia holandesa, que después de varias sentencias y apelaciones, ha trasladado el caso al Tribunal Supremo, que tendrá la última palabra en las próximas semanas.

Le puede interesar: Freyre Restrepo, ingeniero químico colombiano, fue asesinado en México

En 2003 fue la primera vez que la Justicia le declaró culpable, aunque sin castigo, después llegaron varias apelaciones, tanto del Fiscal del Estado como de Heringa: en 2015 una absolución y en 2017 el Tribunal Supremo devolvió el caso a Den Bosch.

El pasado mes de enero, el tribunal de Den Bosch le consideró culpable y fue sentenciado a seis meses de prisión condicional por actuar de forma independiente ayudando a su madre con el "suicidio asistido".

"Estoy sorprendido con el último veredicto. Hay muchas cosas que no son ciertas y otras que no han tenido en cuenta la realidad. Hay mucha distancia entre lo que realmente ha ocurrido y lo que viene en los documentos del caso",  indicó el hombre. 

Heringa aún "conserva" las mismas pastillas que usó su madre porque, su actitud "personal hacia el fin de la vida" es seguir sus pasos, hacerlo él mismo, rodeado de los suyos, señala.