Cohete espacial - China
AFP
9 Mayo 2021 08:04 AM

Parte de cohete chino que perdió el control se desintegró sobre el océano índico

La primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera.
Agencia
AFP

Un gran segmento del cohete chino que regresó este domingo a la atmósfera se desintegró sobre el océano índico, anunció la agencia espacial china tras una serie de especulaciones sobre dónde caería el objeto de 18 toneladas.

"Según la supervisión y el análisis, a las 10:24 de la mañana (hora local) del 9 de mayo de 2021 la primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera", informó la Agencia Espacial de vuelos tripulados de China en un comunicado, proporcionando las coordenadas de un punto situado en el Océano Índico cerca de las Maldivas.

La mayor parte de este segmento se desintegró y quedó destruida al entrar en la atmósfera, precisó.

También puede leer: ¿Cohete chino fuera de control representa un peligro para la Tierra?

El Comando Espacial estadounidense indicó en un comunicado que el cohete "entró sobre la península Arábiga a alrededor de las 02H15 GMT del domingo".

"No se sabe si los restos han caído en tierra o en agua", agregó.

Las autoridades chinas habían afirmado que la vuelta fuera de control del segmento del cohete Larga Marcha 5B, que puso en órbita el primer módulo de su estación espacial el 29 de abril, presentaba poco peligro.

Vea además: Disparan a dos mujeres y una niña en Times Square

Space-Track, la red de vigilancia espacial de Estados Unidos, basándose en datos militares estadounidenses, también confirmó la entrada en la atmósfera.

"Todos los que siguen el regreso de #LargaMarcha5B pueden relajarse. El cohete ha caído", tuiteó Space Track.

La caída del segmento corresponde a las previsiones de algunos expertos que decían que había muchas probabilidades de que cayera en el mar porque el planeta está formado por un 70% de agua.

Lea también: Tips y herramientas para detectar videos o fotos falsas en redes sociales

Pero la vuelta descontrolada de un objeto de este tamaño generó preocupación sobre posibles daños y víctimas, a pesar de la escasa probabilidad.