Iván Duque
Iván Duque, presidente electo de Colombia.
Foto: Colprensa
26 Jul 2018 07:26 PM

ONU espera que Duque consolide la paz

El Consejo de Seguridad de la ONU reiteró su compromiso de seguir apoyando la implementación de los acuerdos.
Kelly Cabana
Kelly
Cabana
@keycabana

El Consejo de Seguridad de la ONU rindió este jueves tributo al presidente, Juan Manuel Santos, por su trabajo para llevar la paz al país y confió en que su sucesor, Iván Duque, consolide esos progresos.

A solo unos días de que Duque asuma el cargo, el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas repasó la situación en Colombia y reiteró su compromiso de seguir apoyando la implementación de los acuerdos sellados por Santos con las Farc.

En un amplio debate, los quince países se mostraron una vez más unidos en su respaldo a la apuesta del Gobierno y dejaron clara su intención de trabajar con el nuevo Gobierno para asentar la paz.

"Deseamos continuar nuestra cooperación constructiva con el Gobierno entrante dado el compromiso del Consejo a apoyar la implementación del acuerdo de paz en Colombia", resumió el embajador sueco, Olof Skoog, que este mes preside el órgano.

En sus intervenciones, todos los países alabaron el papel desempeñado por Santos y por los líderes de las Farc y destacaron los progresos logrados por Colombia en los últimos meses.

El representante británico, Stephen Hickey, aseguró que el Gobierno de Santos "comenzó un viaje extraordinario que pertenece a todos los colombianos" y dijo que su país apoyará ese proceso "hasta el final".

"Las autoridades colombianas, en particular el presidente Santos, han demostrado un coraje político excepcional, fuente de admiración e inspiración para toda la comunidad internacional", dijo Antoine Michon, que representó a Francia en la reunión.

"Colombia es un ejemplo para el mundo y deberían sentirse orgullosos de lo que están logrando", añadió el representante adjunto de EE.UU. ante la ONU, Jonathan Cohen.

Pese a las alabanzas, tanto la propia Naciones Unidas como los países del Consejo de Seguridad advirtieron de que quedan muchas dificultades por delante, sobre todos los retrasos en la implementación de algunas partes del acuerdo de paz y la situación de inseguridad en muchas áreas que estuvieron afectadas por el conflicto.

Por encima de todo, la comunidad internacional está preocupada por los repetidos asesinatos de defensores de los derechos humanos y de líderes sociales, según reiteraron las distintas delegaciones.

En ese sentido, el enviado de la ONU para Colombia, Jean Arnault, y varios embajadores dieron la bienvenida al pacto sellado por Santos y Duque para impulsar medidas que ofrezcan una protección especial a esos líderes sociales, sobre todo en áreas rurales, tras el reciente aumento de los ataques contra ellos.

Sobre el futuro del acuerdo de paz, que el presidente electo quiere "mejorar" con una serie de modificaciones, Arnault advirtió que resultará "esencial" cumplir con las "garantías" dadas a los guerrilleros para su desmovilización.

En esa línea, el embajador chino, Ma Zhaoxu, recordó que "el proceso de paz es irreversible" y confió en que "todos los actores se mantengan firmemente comprometidos" con lo pactado.

La ONU, que tiene desplegada en Colombia una misión para apoyar la aplicación de esos compromisos, insistió hoy en que esa ayuda continuará con el próximo Gobierno.

"Pueden contar con el trabajo de la misión ahora que asumen la difícil labor de consolidar la paz y la reconciliación", dijo Arnault.

Colombia estuvo representada en la reunión por el vicepresidente, Óscar Naranjo, quien insistió en la necesidad de "cuidar" de la paz en el país.

"Cuidar la paz significa cumplir con lo pactado en el acuerdo, en el entendido que la palabra comprometida no es la de un Gobierno, sino la de un Estado en su conjunto y de la sociedad en general", avisó.

Naranjo, en declaraciones a los periodistas, defendió que el Gobierno de Santos deja a Duque "una ruta clara" y unas "bases muy firmes" para continuar con el proceso.

"Hoy lo que esperamos todos los colombianos es que se escuche la voz de 50 millones de compatriotas que no están dispuestos a regresar a la guerra y al conflicto", subrayó.