Abuso sexual en metros de Japón
Abuso sexual en metros de Japón
captura de video de @vocativ
6 Jun 2019 03:04 PM

Mujeres japonesas sufren abusos sexuales en los metros

Las autoridades lanzaron hace unos meses una aplicación para detener estas agresiones sexuales.
Julián Mauricio Sabogal
Julián
Sabogal
@01PeriodistaMas

Japón es uno de los países donde las mujeres más sufren de acoso sexual. Este flagelo se ha convertido en la cotidianidad de miles de jóvenes cuando se desplazan a sus empleos o a sus casas en transporte público. 

La situación es tan grave para las autoridades, que se han valido de aplicaciones móviles para que las mujeres denuncien el abuso sexual en los metros de las ciudades más pobladas de Japón. 

Como lo ha reportado AFP,  la Policía de Japón afirmó que se han realizado más de 237.000 descargas de la aplicación llamada DigiPolice, con la que se busca denunciar este tipo de acoso y alertar a una persona cercana a la víctima para que la socorra. 

Le puede interesar: Mujer fue víctima de acoso sexual en Transmilenio 

Esto ayuda bastante a las mujeres que, al igual que los hombres, no conversan para nada en el metro, simplemente se limitan a interactuar con otras personas a través de sus teléfonos inteligentes. Por esto,  la opción de una aplicación para pedir ayuda silenciosamente es muy pertinente para esta sociedad oriental y sus costumbres. 

Akiyoshi Saito, una persona que se ha encargado de la reinserción de por lo menos 800 agresores sexuales en Japón, afirmó a la AFP que las víctimas de estos depredadores son las mujeres más jóvenes, tímidas y que actúan con cautela, ya que son, por lo general, las que no van a presentar ninguna denuncia a las autoridades.

Lea también: París prohíbe parquear las patinetas eléctricas en las aceras

La ley japonesa sanciona con seis meses de prisión y cerca de 4.500 dólares de multa a los hombres que se les comprueban agresiones sexuales en contra de una mujer.

Al parecer, este fenómeno en contra de las mujeres viene desde épocas milenarias en Japón, donde el hombre -supuestamente- es superior a ellas, lo que crea un estado de sumisión.

Fuente
Sistema Integrado Digital y AFP