trump6.jpg
AFP
13 Abr 2018 01:57 PM

La justicia de EEUU se interesa en los negocios del abogado de Trump

La justicia estadounidense se interesa desde hace meses en los "negocios" del consejero legal de Donald Trump, Michael Cohen, acusado de dedicarse a enterrar escándalos en los que estaría implicado su cliente, más que a sus actividades de abogado, según un documento judicial registrado el viernes.

Las oficinas de Cohen fueron allanadas el lunes por la justicia, en relación a la tentacular investigación del fiscal especial Robert Mueller. Material y numerosos documentos fueron requisados en esta operación.

En el documento registrado este viernes, los servicios del fiscal federal de Manhattan Geoffrey Berman revelan que intervenían desde hace varios meses las cuentas de mensajes electrónicos de Cohen.

Este control realizado en el marco de una "investigación criminal" puso en evidencia que el abogado "no realizaba ningún trabajo jurídico", según el documento, que explica también que los investigadores sospechan de la existencia de infracciones "esencialmente centradas en sus negocios personales".

Michael Cohen reconoció públicamente haber pagado 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels en noviembre de 2016. Ella afirma haber tenido una relación con Donald Trump en 2006 y 2007.

El mandatario niega haber tenido conocimiento de esa transacción, así como también cualquier relación con Daniels.

Según el New York Times, Cohen también habría sido consultado por el editor de prensa David Pecker en relación al testimonio de Karen McDougal, una explaymate de la revista Playboy que afirma también haber tenido una relación con el multimillonario.

En efecto, el National Enquirer, publicación emblemática del grupo de David Pecker, había aceptado comprar en exclusividad esta confesión por 150.000 dólares.

La revista The New Yorker dice de su lado, en base a declaraciones anónimas, que Pecker y el National Enquirer decidieron no publicarla para preservar a Trump, lo que fue desmentido por los interesados.

Según el New York Times, Trump llamó el viernes a Michael Cohen para "evaluar" la situación de su fiel consejero legal.

Dado que el abogado está bajo escucha telefónica, según el documento publicado el viernes, esta llamada es susceptible de entrar en el área de la investigación.

Cohen intenta contraatacar

La imagen de enterrador de escándalos de Michael Cohen se fortaleció el viernes con la revelación de un pago de 1,6 millones de dólares, orquestado por el abogado a otra explaymate de Playboy para comprar su silencio sobre una relación con un captador de fondos del Partido republicano.

Los abogados de Michael Cohen apelaron a la justicia para que algunos documentos requisados sean expurgados de la investigación del fiscal especial. Argumentan que muchos de esos documentos están cubiertos por el secreto de comunicaciones entre abogado y cliente y en consecuencia no son utilizables por la justicia.

En una audiencia el viernes, una abogada que representa a Trump, Joanna Hendon, indicó que el presidente tiene un "marcado interés" en este procedimiento del cual es parte, en tanto cliente de Michael Cohen y también está cubierto por el secreto de comunicaciones.

La jueza federal Kimba Wood pasó el caso para que sea considerado el lunes.

A la espera de una decisión sobre si la exclusión de documentos la realizará la justicia o los abogados de Cohen, los servicios del fiscal federal de Manhattan se comprometieron a no examinar el material requisado.

Ya en medio de la tormenta, Cohen había reafirmado el domingo en su cuenta de Twitter, su fidelidad a Trump: "Siempre protegeré a nuestro presidente".

Con información de AFP