Catedral de Notre Dame
Catedral de Notre Dame.
AFP
15 Abr 2019 09:30 PM

Incendio en Notre Dame fue controlado

En el hecho no hubo personas muertas ni heridos.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

Según los bomberos de París, el incendio de la Catedral de Notre Dame que inició cerca de las 7 de la noche en París, está "controlado, parcialmente sofocado".

"El fuego está completamente controlado y parcialmente sofocado. Quedan algunos focos residuales por apagar", explicó Gabriel Plus, portavoz de los bomberos de París.

Los bomberos consiguieron salvar "la estructura" de Notre Dame de París pero seguían luchando la madrugada del martes contra el incendio que derribó la aguja, redujo a cenizas buena parte del tejado y tuvo al mundo en ascuas durante horas. "Reconstruiremos" la catedral, prometió el presidente Emmanuel Macron.

"Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente", añadió el mandatario francés, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada del monumento.

Le puede interesar: Bomberos aseguran que estructura de la catedral de Notre Dame "está a salvo"

Se desconoce el origen del fuego, que se declaró alrededor de las siete de la noche en París y que inició en la parte superior de la Catedral y se propagó rápidamente al tejado.

El fuego quemó el techo de madera de más de 100 metros de longitud, conocido como "el bosque" por el gran número de vigas que hubo que utilizar para instalarlo. 

Los bomberos, uno de los cuales resultó herido grave, indicaron que el incendio está "potencialmente ligado" a las obras y la Fiscalía abrió una investigación judicial por "destrucción involuntaria". Los investigadores, que interrogaban a los obreros que trabajaban en el lugar, según la Fiscalía, privilegian la pista de un incendio accidental.

Lea también: Católicos lloran un "símbolo vivo" de su fe con el incendio de Notre Dame

La enorme nube de humo visible a kilómetros de distancia envolvió el monumento, en el inicio de la Semana Santa.

En poco más de una hora el fuego echó abajo la aguja de 93 metros de alto, uno de los símbolos de París, provocando un grito de horror entre la muchedumbre agolpada en los puentes del Sena y en las calles adyacentes.