La Estatua de la Libertad y la bandera de los Estados Unidos
La Estatua de la Libertad y la bandera de los Estados Unidos
AFP
25 Sep 2019 07:42 PM

Funcionarios venezolanos e iraníes no podrán entrar a EE. UU.

La prohibición se extiende a los familiares inmediatos de las personas sancionadas.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

El Gobierno del presidente, Donald Trump, anunció que se prohibirá la entrada a Estados Unidos de funcionarios de Venezuela e Irán, medida que se extiende también a sus familiares.

La medida, contenida en dos declaraciones firmadas por Trump, supone un nuevo incremento de la presión sobre los dos países en plena Asamblea General de la ONU, donde ambos Gobiernos están representados a alto nivel.

Lea más: Casi la mitad de empresas en Colombia han contratado venezolanos

En el caso de Venezuela, la decisión veta la entrada a Estados Unidos a los "miembros del régimen de Nicolás Maduro a nivel de viceministro, o equivalente, y por encima".

La restricción se anunció en vísperas de que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, emprendiera un viaje a Nueva York para intervenir en nombre del país ante la Asamblea General.

Sin embargo, al ser preguntado al respecto, un alto funcionario estadounidense dijo que "la proclamación no afecta a las obligaciones del Gobierno estadounidense bajo los tratados internacionales aplicables".

En principio, como país anfitrión de Naciones Unidas, Estados Unidos está obligado a facilitar a funcionarios extranjeros sus desplazamientos a la sede de la organización internacional.

La delegación venezolana para la Asamblea General incluía además al canciller venezolano, Jorge Arreaza, quien se encuentra ya en Nueva York participando en distintos encuentros.

Más información: Por error Lilian Tintori dice que paramilitares ayudaron en Venezuela

En la proclamación también se prohíbe la entrada en Estados Unidos a todos los miembros de la Asamblea Constituyente y a mandos del Ejército, la Policía y la Guardia Nacional con el rango de coronel o superior.

La medida afecta asimismo a cualquier extranjero que actúe "en representación o en apoyo de los esfuerzos del régimen de Maduro para minar o dañar las instituciones democráticas de Venezuela", y también a extranjeros que obtengan "beneficios financieros significativos" en transacciones con las autoridades venezolanas.

Resolución sobre Venezuela en la Asamblea de la ONU

 La Alta Representante de la Unión Europea, los Ministros de Relaciones Exteriores de España y Portugal, el Asesor Especial de la UE para Venezuela y un Representante de Alemania, miembros del Grupo Internacional de Contacto  y los Ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Chile, Colombia y Perú, y el Vice Canciller de Honduras, miembros del Grupo de Lima, junto con los Ministros de Relaciones Exteriores de Costa Rica y de Panamá, reafirmaron su compromiso con la recuperación de la democracia, la adhesión al Estado de derecho y los derechos humanos en Venezuela,.

Así mismo, expresaron su grave preocupación por las violaciones a los derechos humanos y libertades fundamentales en Venezuela, documentadas exhaustivamente en el informe presentado por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en julio pasado.

Destacaron lo establecido en el informe en el sentido que dichas violaciones resultan de una estrategia “orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y críticos del Gobierno” y enfatizaron la urgente necesidad de liberar inmediatamente a todos los prisioneros políticos. 

La crisis multidimensional agrava la dramática situación humanitaria de la población venezolana. Saludaron la publicación del primer Plan de Respuesta Humanitaria y el incremento de la asistencia de las Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias internacionales. Hicieron un llamado a incrementar los recursos para la asistencia humanitaria y opciones para su entrega acorde con los principios internacionalmente aceptados.

De igual forma, recordaron que la crisis ha forzado a más de 4,3 millones de venezolanos a abandonar su país ejerciendo una presión adicional en los países de la región. Ambos grupos reconocieron los esfuerzos de los países de acogida, sin embargo, notaron que las necesidades aún superan ampliamente sus capacidades. Urgieron a la comunidad internacional a intensificar sustancialmente su solidaridad y apoyo financiero. Saludaron la próxima realización de la Conferencia Internacional en Solidaridad con la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos, que tendrá lugar en Bruselas a fines de octubre.

Finalmente, ambos grupos continuarán promoviendo el acercamiento con otros actores de la comunidad internacional e intensificarán su trabajo conjunto, de manera coordinada y complementaria, con la finalidad de apoyar una solución política, pacífica y democrática a la crisis venezolana.