David Pla, exjefe de ETA
David Pla, exjefe de ETA.
AFP
18 Feb 2020 01:39 PM

Exjefe del grupo vasco ETA fue entregado por España a Francia

España solicitaba a David Pla por reunión clandestina con otros etarras en 2008.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

Francia entregó este martes a España al antiguo dirigente de la extinta banda separatista armada vasca, ETA, David Pla, reclamado por presuntamente participar en una reunión clandestina con otros etarras en 2008, anunció la policía española.

"Ha sido entregado en Hendaya (ciudad fronteriza en el suroeste de Francia) y va a pasar un reconocimiento médico en San Sebastián", País Vasco (norte de España), indicó una portavoz de la Policía Nacional.

Lea aquí: Al estilo de 'La vida es bella': Padre hace feliz a su hija en medio de bombardeo

Pla, de 45 años, señalado de haber pertenecido al comité ejecutivo de ETA, había sido detenido el jueves pasado en Hendaya cuando se presentó en una estación policial en el marco de su control judicial por una condena en Francia por asociación delictiva con fines terroristas.

La justicia española buscaba a Pla por haber presuntamente participado en una reunión con miembros de ETA en el suroeste de Francia en mayo de 2008, cuando la banda armada seguía activa.

Pla fue entregado a España pese a la resistencia de su abogada Xantiana Cachenaut, quien en declaraciones afirmó que investigadores franceses establecieron que su defendido no estaba en la región el día de esa reunión.

Le puede interesar: Escándalos de abusos sexuales llevó a la quiebra a Boy Scouts de América

Detenido en septiembre de 2015 junto con otra presunta jefa política de ETA, Iratxe Sorzabal, en la ciudad francesa de San Esteban de Baigorry, fue condenado en febrero de 2019 a cinco años de cárcel por un tribunal en París.

Pla fue puesto en libertad poco después, en marzo de 2019, al haber cumplido la mayor parte de su condena en prisión preventiva y quedó bajo control judicial, debiendo presentarse dos veces por semana en la comisaría de Hendaya.

ETA anunció su disolución en mayo de 2018. Se le atribuyen más de 850 muertos en más de 40 años de lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra.