Niño español cae en pozo
Niño español cae en pozo
AFP
19 Ene 2019 11:30 AM

Este lunes podrían rescatar a niño español que cayó en un pozo

El niño, llamado Julen, se cayó por una prospección de agua de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

Los trabajos para rescatar al niño español de dos años atrapado en la parte baja de un pozo desde el domingo pasado tardarán al menos 35 horas más, según los especialistas, tiempo necesario para perforar un conducto vertical y cavar después una galería horizontal hasta donde se cree que puede estar. 

Los equipos, que trabajan contra reloj, han comenzado a perforar el túnel vertical de 60 metros paralelo al pozo, lo que llevará de 12 a 15 horas, en tanto que la galería será cavada a mano por mineros y costará otras 20 horas, aunque depende de la resistencia del terreno. 

Lea también:  Empresa que participó en rescate de mineros chilenos busca a niño español que cayó en pozo

Los mineros bajarán en una cesta para dos personas fabricada específicamente para esta ocasión.

Antes, maquinaria pesada ha tenido que efectuar un desmonte a toda prisa y atravesar un macizo rocoso para montar la plataforma de perforación.

El niño, llamado Julen, se cayó por una prospección de agua de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad en una finca privada de la localidad malagueña de Totalán (sur español). El pozo está obstruido por un tapón de tierra a 71 metros de profundidad. 

"Esto ha pasado de ser un rescate a una obra de ingeniería civil humanitaria", resumió a la prensa el delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos de Málaga, Ángel García. 

"Estamos esperanzados en que este trabajo pueda llevarnos el menor tiempo posible si las condiciones son un poco más favorables que las que nos hemos encontrado hasta ahora", comentó. 

Le puede interesar: Sube a 66 cifra de muertos por explosión en México

Preguntado por la posibilidad de que el niño no esté donde se cree, debajo de la obstrucción de tierra, García reconoció que los técnicos desconocen cuánto mide el tapón o, incluso, si llega hasta el fondo del pozo.