El referendo de los ecuatorianos que definirá el futuro de Rafael Correa

Foto: AFP

Ese país decide hoy sobre la supresión de la reelección indefinida.

Los ecuatorianos votan este domingo en una consulta popular convocada por el presidente Lenín Moreno, que definirá el futuro político de su exaliado, el exmandatario Rafael Correa.

La jornada electoral, a la que están convocados 13 millones de los 16,7 millones de ecuatorianos, implica una decisión directa sobre la posibilidad de la reelección en ese país.

Las decisiones que tomamos el día de hoy van a ser trascendentales para el futuro del país, para que nuestros niños vivan protegidos, para que las personas corruptas no vuelvan a burlarse de nosotros (…) por el cuidado a la naturaleza, por la reactivación económica”, dijo Moreno tras votar en una universidad en el norte de Quito.

Si el mandatario -vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013- resulta vencedor, sobre todo en la pregunta que plantea la supresión de la reelección indefinida, Correa perderá la opción de recuperar el poder en las presidenciales de 2021.

Moreno se convirtió tras llegar a la presidencia en mayo pasado en un feroz crítico de su antecesor, líder del “Socialismo del siglo XXI”, al que acusa de haber derrochado la renta petrolera y de haber liderado un gobierno corrupto.

El presidente convocó este referendo de siete preguntas, en una clara invitación a entrar en la era del postcorreísmo.

Además de la pregunta para suprimir la reelección indefinida aprobada por Correa en 2015, Moreno propone reestructurar el órgano creado por el exgobernante para nombrar autoridades de control, lo que en la práctica supondría una “descorreización” total del Estado.

“Ya vencimos”

Correa (2007-2017) acusa a Moreno de “traidor”, de haberse vendido a la oposición y sostiene que con esta consulta “inconstitucional”, convocada sin el dictamen de la Corte Constitucional, el mandatario pretende alcanzar el “presidencialismo absoluto”.

Independientemente de los resultados de hoy, ya vencimos. La traición y la campaña más desigual de la historia contemporánea ha sacado lo mejor de nosotros!“, escribió en su cuenta de Twitter Correa, quien permanece en la ciudad de Guayaquil.

Correa, que reclama “persecución y hostigamiento” en su contra, también denuncia que Moreno quiere utilizar la consulta para inhabilitarle por la vía judicial con la pregunta de que los condenados por corrupción no puedan ejercer la política.

Se inventarán un delito contra mí para inhabilitarme. Es la nueva estrategia de la derecha para destruir a los dirigentes progresistas, como hicieron con Dilma, Lula o Cristina (Kirchner)”, advirtió Correa en una entrevista pasada.

Correa está llamado por la Fiscalía a declarar el lunes por presuntas irregularidades en la millonaria venta de petróleo a China y Tailandia durante su administración.

En un anticipado desmontaje del correísmo, Jorge Glas -aliado de Correa y reelegido vicepresidente en binomio con Moreno- fue a la cárcel, condenado por recibir sobornos de la brasileña Odebrecht, que también han salpicado a otros exfuncionarios del anterior gobierno.

Legitimarse en el poder

Según las principales encuestas, el “Sí”, promovido por Moreno también con el apoyo de los partidos opositores tradicionales, ganaría por una amplia mayoría, entre 72% y 84% de los votos.

Es la estabilidad económica, la estabilidad política que está en juego” en la consulta, señaló Carolina Illescas, una empleada privada de 31 años.

Para el politólogo Simón Pachano “el margen (de victoria) es lo que hay que ver. Si Lenín Moreno obtiene un margen grande, él conseguiría el objetivo fundamental de la consulta que es legitimarse” en el cargo, al que llegó tras un apretado balotaje.

Todos los votos del ‘No’ serán de Rafael Correa. Supongamos que tenga un 40%, él puede reivindicar eso y decir somos la primera fuerza política del país“, agregó Pachano, catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Quito.

El exmandatario, quien reside en Bélgica, regresó en enero para en solitario hacer campaña por el “No” y quedarse sin el partido que fundó luego de que la autoridad electoral reconociera a la dirigencia morenista en medio de una pugna de poder.

En caso de quedar arrinconado tras el referéndum, Correa no descarta promover una Asamblea Constituyente con plenos poderes para eventualmente destituir a Moreno y redactar una nueva Carta Magna.

Con información de AFP