periodistasecuatorianossecuestrados.jpg
Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra / Foto de Noticias RCN
3 Abr 2018 04:54 AM

Ecuador dice que hará lo imposible para liberar a periodistas ecuatorianos

Juan Sebastián Roldán, secretario particular del presidente Lenín Moreno, se pronunció tras la prueba de supervivencia revelada por Noticias RCN.

El gobierno de Ecuador hará "lo imposible" para lograr la liberación de un equipo periodístico del diario quiteño El Comercio, que fue secuestrado hace una semana en la convulsa frontera con Colombia, dijo el martes un secretario presidencial.

"El gobierno va a hacer todo lo posible y lo imposible también para que vuelvan bien, para que vuelvan con vida, para que vuelvan sanos y salvos", expresó Juan Sebastián Roldán, secretario particular del presidente Lenín Moreno, al canal ecuatoriano Telerama.

A pesar de que el único portavoz del gobierno en el caso es el ministro de Interior, César Navas, Roldán se pronunció luego de que Noticias RCN difundiera el martes un video considerado la primera prueba de vida de los plagiados que se hace pública.

Consulte aquí: Familiares de periodistas ecuatorianos secuestrados se enteraron en LA FM de prueba de supervivencia

En la grabación se ve al reportero Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60) abrazados, con cadenas y candados al cuello, tras ser secuestrados por disidentes de la exguerrilla de las Farc vinculados con el narcotráfico.

Ortega pide al gobierno del presidente Lenín Moreno un acuerdo para su liberación. Según se le oye decir, los captores exigen un intercambio por "sus tres detenidos" en Ecuador para que los reporteros puedan "ir sanos y salvos" a su país. Así mismo, demandan el fin de la cooperación antiterrorista con Colombia.

Roldán manifestó que "ha sido muy difícil para quienes hemos estado cercanos a ésta muy dolorosa noticia" y estimó que el secuestro, el primero golpea a la prensa de Ecuador en tres décadas, es un "tema sumamente delicado". Señaló que Moreno -quien hasta ahora no se ha pronunciado sobre el caso- "tiene su atención todo el tiempo en lo que pasa con estos tres compatriotas".

"Este es un problema lo suficientemente serio como para tratarlo con mucho cuidado, no solamente por las tres personas que están allá sino por los familiares", añadió el secretario presidencial. El secuestro se registró en el marco de una serie de inusuales atentados a la fuerza pública del lado ecuatoriano, que ha dejado tres militares muertos y 43 heridos entre uniformados y civiles desde hace dos meses.