17 Oct 2016 09:36 AM

Dos jóvenes imputados por paliza colectiva a guardias civiles en España

Mariano Rajoy, garantizó que "no habrá impunidad" ante los hechos.
Dos jóvenes presuntamente involucrados en una supuesta paliza colectiva contra dos guardias civiles españoles, uno de ellos con fractura de tobillo, y sus parejas, en Navarra (norte), fueron imputados por atentado a la autoridad y lesiones, indicó un tribunal regional.
 
Los sospechosos quedaron en libertad tras declarar ante un juez, pero tendrán que presentarse todos los viernes en el juzgado, indicó un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. No fueron identificados por la fuente, pero la prensa local indicó que eran dos jóvenes de 22 años.
 
Los hechos ocurrieron la madrugada del sábado, cuando un nutrido grupo de personas habría atacado a los dos agentes, que no estaban de servicio, y sus parejas, en un bar en la población de Alsasua, en Navarra, según denunciaron las mujeres.
 
La peor parte la habría llevado uno de los dos guardias civiles, hospitalizado y tratado quirúrgicamente en un tobillo "completamente fracturado", según dijo su esposa. Las otras tres personas sufrieron contusiones leves.
 
La pareja del segundo agente de la Guardia Civil señaló a la radio Onda Cero que ella y sus compañeros estaban "disfrutando de una noche de ocio" en el bar, cuando les lanzaron un vaso. Mientras abandonaban el local, los increparon y comenzaron a recibir "puñetazos por todos lados".
 
Según la mujer, los atacantes ascendieron a varias decenas, porque llegaron personas de otros bares aledaños.
 
Los sindicatos de la Guardia Civil acusaron a los agresores de pertenecer a la izquierda nacionalista vasca, presente en la región de Navarra, que linda con el País Vasco, donde se encuentra Alsasua, una localidad de unos 7.500 habitantes.
 
Pero la coalición de izquierda indepentista EH Bildu en Navarra rechazó esa versión y dijo que se trató de "una pelea" como otras que pueden ocurren en un bar en la madrugada, dijo a periodistas su portavoz en el Parlamento regional, Adolfo Araiz.
 
"No podemos compartir (...) que se trate de un ataque a la Guardia Civil como institución", afirmó, al rechazar que los hechos sean elevados "a la categoría de ataque político".
 
El País Vasco y Navarra fueron, hasta 2009, escenario de la violencia de la organización separatista armada ETA, grupo al que se atribuye la muerte de al menos 829 personas en 40 años, incluyendo numerosos policías y guardias civiles.
 
El presidente del gobierno español en funciones, el conservador Mariano Rajoy, garantizó que "no habrá impunidad" ante los hechos, mientras la policía no descarta nuevas detenciones.
Fuente
Sistema Integrado Digital