000_14F9MU.jpg
Amber Rudd - AFP
30 Abr 2018 02:52 AM

Caso de Amber Rudd dejó en evidencia un gobierno británico desestabilizado

El fin de semana dimitió la ministra Amber Rudd tras haber pedido establecer cuotas anuales para deportar a inmigrantes ilegales.
La
Fm

La primera ministra británica Theresa May nombró el lunes a un nuevo ministro del Interior, Sajid Javid, tras la dimisión de Amber Rudd debido al escándalo por el trato acordado a inmigrantes procedentes del Caribe, una nueva crisis que desetabiliza al ejecutivo.

Con esta dimisión, May se vuelve a encontrar en primera línea para defender una política migratoria de la que fue instigadora cuando era ministra del Interior, de 2010 a 2016, en el gobierno del conservador David Cameron.

(Lea: Amber Rudd, ministra del Interior británica, dimite tras polémica sobre inmigración)

 

Amber Rudd, de 54 años, que dimitió el domingo, estaba en la cuerda floja desde hacía días tras saberse que sus servicios tenían objetivos cifrados de expulsión de inmigrantes clandestinos.

(Lea: Theresa May nombra a Sajid Javid ministro británico de Interior tras dimisión de Rudd)

 

En un primer momento, Rudd negó ante una comisión parlamentaria conocer la existencia de tales objetivos.

"He engañado de forma involuntaria a la comisión parlamentaria de asuntos interiores en los objetivos de desplazamiento de los inmigrantes clandestinos", reconoció después en su carta de dimisión a May.

En respuesta, la primera ministra afirmó "lamentar realmente" la renuncia de Rudd, a la que tuvo que encontrar sustituto en pocas horas y a escasos días de unas elecciones locales consideradas como una prueba para su gobierno, dividido por el Brexit y con una muy pequeña mayoría en el parlamento.

May perdió también su "escudo humano", consideró la diputada opositora Dawn Butler, encargada de los asunto sobre igualdad en el grupo laborista. "Ha llegado el momento de que ella también dimita", tuiteó.

Los laboristas quieren que el nuevo ministro hable ante el parlamento el lunes en lugar de Rudd.

"Estamos deseoso de ver a @sajidjavid en la Cámara de los Comunes a las 15H30 para explicar las mentiras de Rudd, cómo va a reparar este daño, cuándo presentará la ley para indemnizar a las víctimas, quién fijó los objetivos, cuántas personas fueron expulsadas indebidamente y qué sabía la primera ministra", tuitearon los responsables parlamentarios laboristas en la cuenta oficial del partido.

Hijo de inmigrantes

 

Rudd cayó debido al escándalo conocido como "Windrush" -el trato dado a los inmigrantes de origen caribeño llegados a Reino Unido tras la Segunda Guerra mundial- que suscitó una ola de indignación en el país.

Miles de migrantes, que llegaron de países de la Commonwealth entre 1948 -cuando desembarcó en Londres el "Windrush", el primer barco que llevaba a migrantes desde el Caribe- e inicios de los años 1970 para ayudar a reconstruir el país, habían obtenido el derecho a quedarse indefinidamente.

Pero aquellos que nunca reclamaron papeles de identidad resultaron ser tratados como inmigrantes ilegales, corriendo el riesgo de ser expulsados si no proporcionaban una prueba para cada año de su presencia en Reino Unido.

El domingo, en las páginas del Sunday Telegraph, Sajid Javid, de 48 años y hasta ahora ministro de Comunidades, cuyos padres emigraron a Reino Unido desde Pakistán en los años sesenta, expresaba su amargura afirmando que su propia familia podría haberse visto amenazada de expulsión.

Con su nombramiento, el ministerio del Interior está por primera vez en las manos de una personalidad política surgida de la inmigración.

Gracias a él, May mantiene un delicado equilibrio en el seno del gobierno entre los pro Brexit y los eurófilos. Rudd figuraba entre estos últimos.

Sajid Javid había votado por permanecer en la Unión Europea, pero desde entonces se ha mostrado desfavorable a un Brexit "suave".

Rudd es el cuarto ministro que deja el gabinete en seis meses tras las dimisiones del ministro de Defensa, Michael Fallon, y del viceprimer ministro, Damian Green, por acoso sexual, y de la secretaria de Estado de desarrollo, Priti Patel.

Los puestos más prestigiosos del gobierno, Finanzas, Relaciones Exteriores e Interior, están ahora ocupados por tres hombres (respectivamente Philip Hammond, Boris Johnson y Sajid Javid).

En el marco de esta remodelación, el diputado James Brokenshire fue nombrado ministro de Vivienda, Comunidades y Gobierno Local y la ministra de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt, se convierte también en secretaria de Estado para las Mujeres y la Igualdad.