Jorge Oñate.
Jorge Oñate.
Colprensa.
28 Feb 2021 08:08 PM

Jorge Oñate y su último adiós en Valledupar

El cuerpo del 'Ruiseñor del Cesar' será trasladado este lunes a su tierra natal.
Estefany María
Rodríguez Flórez
@rfperiodista

En medio de aplausos, gritos de euforia y dolor, llegó a Valledupar el féretro del maestro Jorge Oñate. Sus amigos, familiares y fanáticos, lo recibieron en el Aeropuerto Alfonso López.

Tras salir de la terminal aerea, las calles se inundaron de vehículos que siguieron la caravana que lo llevó hasta la Gobernación del Cesar,  donde en la biblioteca departamental exaltaron su vida y obra musical.

Le puede interesar: En un verso, Poncho Zuleta "predijo” muerte de Jorge Oñate

"Jorge Oñate le cantó a la poesía, al amor, fue un defensor de la buena música, yo les quiero pedir a todos un solo favor, no dejen de escuchar sus canciones", dijo entre lagrimas su manager, Mario Puertas.

Hay que decir que los éxitos más recordados del artista se escuchaban a todo volumen en las calles de la capital del Cesar. Niños, adultos y adolescentes coreaban a viva voz las canciones más memorables del folclore.

"Oñate es una leyenda, fue quien abrió el camino a tantos cantantes, fue el primer exponente del género que rompió esquemas como solista, pero siempre amando y defendiendo el vallenato tradicional", sostuvo un habitante de Valledupar.

Hay que decir que durante el cortejo fúnebre, hubo espacio hasta para contar anécdotas del artista. Joaquín Guillen, quien fue su manager, recordó el gran sentido sel humor del 'Ruiseñor del Cesar'. 

Lea además: Jorge Oñate: el esperado homenaje que en vida no se dio

"Íbamos camino a Barranquilla y Álvaro Álvarez iba persignándose en cada cruz, en la carretera, en homenaje a los muertos de los accidente. Jorge era una persona muy creyente, pero venía como nervioso, por eso, entonces cuando llegamos a Ciénaga, Magdalena, detuvo el carro en el cementerio y le dijo: Ahora si, engancha, date gusto aquí, contó entre risas 'Joaco' Guillen, amigo y exmanager de Oñate.

Finalmente, llegó la carroza fúnebre a la Gobernación del Cesar. Allí más seguidores se apostaron a un lado de la entrada a la biblioteca departamental, para despedir a su ídolo, quien luego de un corto pero sentido homenaje, fue traslado a la plaza principal de su tierra natal, en donde mañana, a primera hora, inician mas reconocimientos al artista.

A las 4 p.m. se cumplirá el sepelio en el cementerio de La Paz, ubicado a menos de una cuadra de la casa del que fuera uno de lo las grandes interpretes de la música vallenata.