Silvestre Dangond no pudo contener las lagrimas
Rcn Radio Valledupar
2 Mar 2021 08:20 AM

Cantantes de vallenato unieron sus voces en último adiós a Jorge Oñate

Durante varias horas sonaron las canciones del 'Jilguero de América', en voz de sus colegas.
Estefany María
Rodríguez Flórez
@rfperiodista

Cuando los seguidores de Jorge Oñate pensaron que habían terminado las sorpresas en el homenaje póstumo en la plaza de La Paz, Cesar, llegaron a la tarima importantes exponentes del género.  

El primero en presentarse fue Jorge Celedón, quien interpretó ‘Igual que aquella noche’, uno de los tantos éxitos del ruiseñor del Cesar.

Le puede interesar: Entierro de Jorge Oñate, en medio de robos y aglomeraciones

Seguido a Celedón llegó lo que el público esperaba en medio de las especulaciones: Silvestre Dandong, quien  apareció bastante conmovido, cantando una composición de Emiliano Zuleta, llamada 'El Jilguero’.

“Así no era, me mantengo en mi posición,  pensé que Dios me lo iba a regalar por muchos años, aquí estamos padrino, jamás te vamos a olvidar y hoy te despido con esta canción”, dijo con voz entrecortada el artista.

El ‘Caballero’ Peter Manjarrez, también homenajeó al desaparecido cantante  con la memorable canción ‘calma mi melancolía’.

Durante toda la tarde más artistas recordaron al ‘Jilguero’. El cantante Penchy Castro no pudo contener las lágrimas y junto al féretro de Oñate quebró su voz.

Lea además: En su tierra natal, La Paz (Cesar), le dieron el último adiós a Jorge Oñate

Mientras más invitados daban el últimos adiós al maestro, entre lo que también se destacaron, Fabián Corrales, Orlando Liñan, y  Yader Romero, el público recordaba a viva voz las canciones, muchas de ellas que marcaron historias de amor de juventud.

Recuerdo mi primer amor, Oñate le cantaba al amor, y aunque algunas letras fueran de nostalgia, siempre tenían un mensaje hermoso, y hoy al escuchar esas melodías volvemos al ayer”, dijo una seguidora de Oñate.

El espectáculo musical que esta vez, a pesar de los invitados,  estuvo marcado por la nostalgia, duró poco más de una hora. Una canción por artista fue suficiente, para que los amantes del Vallenato vibraran con letras que inmortalizaron al que fuera uno de los más grandes intérpretes del género.