riomagdalenalafm.jpg
Colprensa
19 Ene 2017 07:00 AM

Gobierno tiene plazo hasta el 25 de febrero para definir salida de Odebrecht en proyecto Navelena

Ese sería el plazo que dio la firma japonesa que respalda el proyecto y que quiere evitar verse involucrada en este escándalo de talla internacional.
La
Fm

La Alianza Público Privada Navelena deberá definir antes del 25 de febrero la salida y reemplazo de Odebrecht en el contrato que busca rehabilitar la navegabilidad del río Magdalena, de lo contrario, perderá el apoyo del banco japonés Sumitomo Mitsui, el cual quiere evitar verse afectado con el escándalo de sobornos que actualmente sacude al país.

El vicepresidente Germán Vargas Lleras señaló que, ante la ola de investigaciones que actualmente enfrenta la multinacional brasileña por el pago de sobornos en el país a cambio de la adjudicación de obras, el Gobierno Nacional adelanta un estudio jurídico para encontrar el mecanismo que permita la salida de dicha empresa sin afectar el desarrollo del contrato.

“En este momento la situación es crítica, porque si bien hay un cierre financiero, los bancos que lo hicieron piden ahora que Odebrecht ceda su participación en la obra, o de lo contrario retirarán su respaldo y se tendría que declarar la caducidad del contrato”, dijo el funcionario.

Vargas Lleras indicó que actualmente se analizan propuestas de varias empresas, entre las que destacó un consorcio mexicano, que LA FM y RCN Radio pudieron establecer pertenece a Carlos Slim, y una firma belga que actualmente adelanta contratos de dragados portuarios en el país.

“Aquí lo importante es definir eso cuanto antes, porque de lo contrario se pierde el respaldo bancario y toca declarar la caducidad de una obra muy importante para el país y volver a iniciar la licitación, lo cual demoraría el proceso por lo menos un año más”, añadió.

El proyecto de navegabilidad del río Magdalena fue adjudicado en el año 2014 por un valor de 2.5 billones de pesos a la APP Navelena, la cual le pertenece en un 87% a la firma Odebrecht. En diciembre del año pasado estuvo en riesgo de que se le declarara la caducidad, ya que no había acreditado su cierre financiero, que al final fue respaldado por la firma Sumitomo Mitsui.