yanethmolinachapecoenselafm.jpg
LA F.m.
1 Dic 2016 04:52 AM

Yaneth Molina, controladora aérea de la tragedia de Chapecoense: hice lo humanamente posible

La mujer que sostuvo la conversación con Miguel Alejandro Quiroga Murakami, piloto del avión, publicó una carta.
La
Fm

La mujer que sostuvo la conversación con Miguel Alejandro Quiroga Murakami, piloto del avión, publicó una carta.

Miguel Alejandro Quiroga Murakami, piloto del avión de la compañía Lamia de matrícula boliviana en el que viajaba el club brasileño Chapecoense, reportó a la torre de control del aeropuerto de Medellín una "falla eléctrica total" y una escasez de combustible antes de estrellarse.

"Señorita, Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible", afirma Quiroga Murakami al identificarse como el piloto de la aeronave accidentada. Enseguida la torre de control, quien en realidad es Yaneth Molina, le dice que tiene "pista libre", según la grabación. En principio, Yaneth Molina y el piloto del avión de matrícula boliviana CP2933 de la empresa Lamia tienen una conversión normal sobre las condiciones de vuelo y se evidencia, sin prisa y con tranquilidad “un problema de combustible“.

"Solicitamos prioridad para la aproximación -al Aeropuerto de Río Negro- presentamos un problema de combustible", dice Miguel Alejandro Quiroga Murakami a Yaneth Molina. “Mantenga presente rumbo y espere para continuar su descenso", indica la operadora, que informa que otra aeronave se declaró con prioridad para aterrizaje por lo que el avión del Chapecoense se mantuvo en espera.

Más adelante, el piloto insiste en la necesidad de aterrizar, reiterando el problema de combustible. "Solicito vectores para acercamiento señorita", dice el piloto. "Atento; tengo una aeronave por debajo suyo en aproximación y adicional están efectuando la revisión de pista (…) ¿qué tiempo tiene para permanecer en su aproximación?".

“Con emergencia, el combustible señorita, por eso le pido de una vez curso final (…) solicito descenso inmediato“, insiste el piloto.

Consulte aquí la conversación entre la controladora aérea Yaneth Molina y el piloto Miguel Alejandro Quiroga Murakami

El desarrollo de la crisis

“Capitán necesito mantenerlo a nivel“, dice la operadora ante la insistencia del piloto del Chapecoense. “Negativo señorita estamos ya iniciando el descenso“, reitera con impaciencia el piloto. Mientras tanto, el piloto de otro avión, de Avianca –en proceso de aterrizaje-, pregunta con sorpresa; “me confirman, ¿la otra aeronave ya fue declarada en emergencia?".

En este punto la situación se neutraliza y continúan las comunicaciones para controlar las múltiples situaciones de vuelo; ahora el mal tiempo es otro factor de riesgo. “Vectores señorita, vectores a la pista“, dice el piloto exaltado. “La señal radar se perdió, no lo tengo, notifique rumbo ahora", dice la controladora. Al final, el piloto sigue pidiendo vectores; la operadora pregunta por la altitud de la aeronave, sin respuesta.

Tras la tragedia, Molina hizo pública una carta en la que manifiesta cómo percibió la situación.

La controladora del aeropuerto de Rionegro Yaneth Molina, donde debía aterrizar el siniestrado avión con los futbolistas del club brasileño Chapecoense, denunció haber recibido amenazas tras la divulgación de una grabación que registra el intercambio con el piloto minutos antes del accidente.

"Lamentablemente, por causa de mis colegas periodistas, he conseguido que personas ignorantes y ajenas a este oficio y sobre todo que ignoran los procedimientos amenacen mi integridad física y mi tranquilidad personal", afirmó Yaneth Molina en un comunicado divulgado en Medellín, fechado el 30 de noviembre.

"Puedo aceptar con absoluta certeza que de mi parte hice lo humanamente posible y lo técnicamente obligatorio para conservarle la vida a esos usuarios del transporte aéreo", afirmó la controladora en el texto, donde dice estar "analizando soluciones" ante las amenazas, sin dar más detalles.

El audio, calificado por Aeronáutica Civil de "inexacto en los tiempos" y de no estar certificado, registra momentos dramáticos, pero Molina nunca pierde la compostura. La voz de la funcionaria de la terminal aérea José María Córdova de Rionegro se escucha en una grabación en la que el piloto de la aerolínea Lamia reporta estar en graves problemas minutos antes de estrellarse con 77 personas a bordo, de las cuales solo seis sobrevivieron, en una zona montañosa a 50 km de Medellín.

"Señorita, Lima-Mike-India 2933 está en falla total, ¡falla eléctrica total, sin combustible!", dijo el piloto Miguel Quiroga a la operadora de la torre de control sobre las 22H00 locales (03H00 GMT) del lunes, según la grabación. "¡Vectores, señorita, vectores a la pista!", exclama luego.

En la grabación, se escucha cómo el piloto solicita "prioridad para aterrizar" y la operadora busca allanarle el camino alejando a tres aeronaves en la zona: dos de Avianca y una de Viva Colombia. La última frase de Molina con el avión accidentado es: "Lima-Mike-India 2933, ¿posición?". Luego, silencio.

Vea aquí la carta

yanethmolinalafm...