SergioRamosNoPuedeSer.jpg
6 Feb 2018 03:38 AM

Las caras más largas del Real Madrid

A días de su partido ante el PSG, el plantel merengue parece, en el papel, fuera de la Liga de Campeones. Es la última bala de Zidane.

El equipo de Zinedine Zidane sigue a la deriva. Aún con el once de gala, BBC incluida, volvió a dejar puntos en el césped ante un rival en el papel más débil, el Levante (2-2). La situación no parece mejorar y en el horizonte está un equipo casi indomable, el PSG de Unai Emery.

Sergio Ramos, el capitán blanco, regresó a la formación inicial y con su perfil de gladiador trató de levantar a un plantel que sigue desfigurado. Benzema, Cristiano y Bale no se han conectado, están lejos de su mejor versión y del nivel de Cavani, Mbappé y Neymar, letal tridente de París que no va a tener piedad en la ida de Champíons en el Santiago Bernabéu (miércoles 14 de febrero), una plaza que ha sido ultrajada en LaLiga durante las últimas fechas.

Ahora las cámaras del Día Después de Canal Plus en España han dejado en evidencia que, pese  a que el Madrid puede tratar de levantar cabeza, siguen sin ser un equipo los 90 minutos. Lo dijo Zidane ante la prensa; fueron dos errores y dos goles del Levante. El más clamoroso llegó con una perdida de balón de Benzema que terminó con el despiste de la zaga al que no daba crédito Ramos. El autor del primer gol en ese partido veía cómo, con Cristiano fuera del campo, sus compañeros se relajaban y se desplomaban ante la épica de la escuadra valenciana.

Así fue aquel momento desafortunado:

"No puede ser. Vamos ganando 2-1. Un balón dividido, nadie mete el pie y después... Marcelo, somos un cuadro", decía Ramos resignado, mientras El Día Después reseñaba: "En París está el último bote antes del naufragio. Allí, en la orilla al menos habrá uno que seguirá remando".

El empate impidió que los blancos suban al tercer puesto liguero a once días de recibir al París SG en Liga de Campeones.