18 Oct 2016 01:39 PM

Hinchas del Legia y policía de Madrid, a los golpes a las afueras del Bernabéu

Fueron detenidos tres hinchas del Legia por destrozos en una bar y agredir a camareras.

Mientras tanto, las calles vivían escenas como esta:

 

 
La Policía ha detenido a tres hinchas del Legia de Varsovia que causaron importantes destrozos en un bar de Madrid, intentaron apoderarse de la caja registradora y de un móvil y agredieron a dos camareras, en una actitud violenta tras haber ingerido gran cantidad de alcohol.
 
Su comportamiento obligó incluso a cinco personas (tres trabajadores y dos clientes) a esconderse y encerrarse en una habitación de la planta baja del local, ubicado en la calle Illescas del distrito de Latina, por miedo a ser agredidos, ya que los hinchas se mostraban cada vez más violentos.
 
Tal y como se señala en el atestado policial, los incidentes tuvieron lugar cuando los agentes fueron requeridos porque tres hombres, de 31, 33 y 34 años, estaban causando daños en el interior del local.
 
A su llegada al local, los policías observaron cómo los tres hombres realizaban gestos amenazantes con los taburetes que alzaban con sus manos y les instaron a deponer su actitud, "muy agresiva y violenta", pero finalmente lograron reducirles.
 
Ya en el exterior, dos empleadas del establecimiento, de nacionalidad rumana, relataron a los policías que los hombres habían ingerido gran cantidad de bebidas alcohólicas y que, en un momento dado, comenzaron a arrojar taburetes al interior de la barra.
 
Incluso, según la versión de las camareras, uno de ellos intentó sustraer la caja registradora, pero una de las trabajadoras lo pudo evitar después de un forcejeo con el hincha, que le lanzó un taburete con intención de herirla. El objeto impactó en los brazos de la mujer, que sufrió una lesión en la muñeca izquierda.
 
Mientras, la otra camarera aseguró que otro de los hombres le sustrajo el teléfono móvil y, cuando ella intentó recuperarlo, el detenido le propinó un cabezazo en la nariz. En el cacheo, los agentes hallaron el teléfono sustraído.
 
Cuatro baldas de cristal partidas, vasos y botellas rotos y taburetes dañados son algunos de los destrozos que pudieron comprobar los agentes, que además localizaron a cinco personas ocultas en una habitación.
 
Ya en comisaría, los detenidos, acusados de desórdenes públicos, daños y agresión, dieron como residencia una vivienda eventual de la misma calle donde se ubica el bar.
 
Así se veía a los fanáticos en las calles de Madrid previo al duelo: