SebastianHenao.png
Sebastián Henao entregándole su bicicleta a Mikel Landa / Foto tomada del video
9 Mayo 2017 12:02 PM

Giro de Italia: gesto de solidaridad del colombiano Sebastián Henao le da la vuelta al mundo

La manera en la que el ciclista le ayudó a Mikel Landa durante la cuarta etapa se lleva todos los aplausos.
La
Fm

Etapa desde la localidad balneario de Cefalú, un paraíso para los sicilianos que buscan soltarse el estrés, hasta un punto intermedio de la carretera que trepa al volcán más grande de Europa, aún con vida de fuego. Como si hubiese prisa, la carrera salió al esprint para cubrir 51 kilómetros en la primera hora, merced a la euforia temprana de Alafaci (Trek), Van Rensburg (Dimension Data), Polanc (UAE Emirates) y Brutt (Gazprom).

Nada de tensión en el pelotón, hasta el punto de que las diferencias fueron aumentado hasta los 8 minutos bajo el tranquilo impulso del Quick Step, sin prisa alguna con Fernando Gaviria a buen recaudo.

Pacto de no agresión en el ascenso al larguísimo Portella Femmina Morta, un segunda muy tendido donde el Bahrein mostró las intenciones de Nibali limando un minuto a los aventureros. Por la cima cruzó Van Rensburg en cabeza, casi a golpes con Polanc tras un forcejeo por ser el primero en superar la pancarta.

Más sobre la cuarta etapa del Giro de Italia, en el enlace

A 6.15 minutos el eritreo Teklehaimanot rebañó dos puntos para aspirar al maillot azul de los escaladores, dando tiempo al sector de los favoritos, aún con la cabeza bajo el ala.

No llegó tan lejos el australiano Rohan Dennis (BMC), fuera de combate por la dolorosa caída que sufrió el domingo en Cerdeña, el día de los abanicos. Poco después, otra caída afectó al español Alberto Losada (Katusha), que tampoco pudo terminar la etapa.

A 30 de meta pareció abrirse un nuevo capítulo con el Bahrain poniendo cartas sobre la mesa ante la inminente subida al Etna, desafío que contestó el Orica tomando relevos, con el mensaje de la baza de Yates. De los aventureros solo quedaban dos: Polanc y van Rensburg, inasequibles al desaliento, a 5 minutos.

Y por entonces aún aguantaba al frente la 'maglia' rosa Fernando Gaviria, mientras los demás esprinters ya estaban formando la "grupetta" de los lentos para trepar al volcán. A 18 de meta precisamente Gaviria se confundió en una rotonda tomando el camino erróneo. Su salida de ruta despistó a varios corredores, entre ellos a Zakarin, que se fue contra el asfalto junto a varios compañeros de equipo.

Polanc ya iba en solitario a 15 de la meta, situada a 1.892 metros de altitud tras salvar un desnivel de más de 1.000 metros, a la mitad de la morada del cráter más activo de Europa, símbolo del monumento natural Patrimonio de la Humanidad.

La diferencia caía en catarata, pero el esloveno se agarró a su pundonor y dotes de escalador para vender cara la derrota. Por detrás insistían con poca fe los hombres de Nibali, sin daños colaterales.

Mikel Landa sufrió un inoportuno pinchazo que pudo subsanar con la rueda amiga de su compañero Sebastián Henao. Calentón del alavés y regreso al grupo principal, donde nadie se movía.

El gesto de Henao, al servicio de Sky, fue comentado en la transmisión y aplaudida por su solidaridad.